Revista Ecoguía

La organización ambiental GreenPeace hace un llamado para pedirle a un conglomerado de empresas que desistan de construir un oleoducto que podría acabar con los individuos de esta especie que aún sobreviven en el mar de Salish, entre Canadá y EE.UU.

 

BOGOTÁ.- La construcción de un oleoducto entre Canadá y Estados Unidos podría llevar a la extinción a las últimas 76 orcas sureñas residentes del Mar de Salish entre ambos países.

Esta alerta fue dada por la organización GreenPeace, segun la cual este proyecto (TransMountain Pipeline Expansion Project) pretende transportar arenas bituminosas -un tipo de alquitrán muy contaminante- desde el centro de Canadá hasta el Pacífico, exponiendo a los océanos, a sus especies y al agua potable de 17 millones de personas a peligros de derrames tóxicos y daños medioambientales irreparables. Además, señala el comunicado, el oleoducto atravesaría sin consentimiento tierras que son reservas de pueblos indígenas, afectando su modo de vida.

Bajo este panorama, la organización ambiental está invitando a firmar para que "esta amenaza no continúe".

Estos peligrosos proyectos petroleros existen gracias al financiamiento (directo o indirecto) que bancos mundiales dan a las empresas constructoras. La petición pública consiste en solicitarle a los CEO de los bancos BBVA, Banco de Tokyo Mitsubishi, Barclays, Credit Agricole, Citibank, Credit Suisse, Deutsche Bank, JP Morgan Chase, Mizuho, Banco Real de Canadá, Toronto Dominion y Wells Fargo, que no financien oleoductos de las arenas bituminosas ni de Energy Transfer Partners.