Revista Ecoguía

El Instituto de Protección Animal de Bogotá puso al servicio dos vehículos para la atención de Urgencias Veterinarias de los animales sin cuidador, que habitan en calle y estén en riesgo de muerte. Los casos deben ser reportados a la línea 123.

 

BOGOTÁ D.C.- Los animales de la ciudad que deambulan por la calle sin dueño tendrán una atención más rápida garantizada gracias a los dos vehículos para la atención de Urgencias Veterinarias que fueron entregados a la ciudad por el Instituto de Protección Animal del Distrito Capital.

Los vehículos permiten una atención más rápida y con mayor alcance. Más de 2.300 animales han sido atendidos por el programa de Urgencias veterinarias

Dos vehículos para la atención de Urgencias Veterinarias fueron entregados a la ciudad por el Instituto Distrital de Protección Animal con el fin de garantizar una atención más rápida a los animales vulnerables, es decir aquellos que no tienen cuidador y pueden ser víctimas de atropellamiento, accidentes, envenenamientos, agresiones y graves enfermedades que ponen en riesgo su vida. Desde su inicio y a septiembre 30 de este año, el programa ha atendido más de 2.300 animales.

Antes, los médicos veterinarios del equipo debían articular con otras entidades para movilizarse a las diferentes atenciones. Ahora, con estas unidades móviles -propiedad del Instituto-, los profesionales tendrán mayor facilidad para atender los casos diarios. Esta es la primera vez que la ciudad cuenta con vehículos propios, ratificando el compromiso de la Alcaldía de Bogotá salvando la vida de los animales que más lo necesitan. 

La Alcaldía informó que el 60 % de los animales atendidos presentó algún tipo de politraumatismo causado por atropellamiento de vehículos o sufrió algún tipo de accidente en calle como caídas, golpes, entre otros.

De igual manera, el 20 % fue atendido en calle con algún trauma en tejidos blandos, producto de golpes o agresiones con arma blanca y El 7% de los animales presentó enfermedades virales. En el caso de los perros, el distemper (enfermedad que afecta el sistema respiratorio) y la parvovirosis, que por lo general afecta a los cachorros, son las más frecuentes. En los gatos, los casos más registrados son el virus de la inmunodeficiencia felina, letal para estos animales.

El 5% de los animales atendidos presentó enfermedades respiratorias.