Revista Ecoguía

La empresa Ecopetrol activó un plan de contingencia para atender la emergencia que se presentó este fin de semana en el oleoducto Caño-Limón Coveñas, por un derrame de crudo en el río Sardinata. Se le prohibió a los habitantes de la zona tomar agua de este afluente.

 

CÚCUTA.- Alrededor de 50 personas trabajn en la emergencia que se presentó este lunes por un derrame de hidrocarburos en el río Sardinata, en Norte de Santander, debido a lo cual se les recomendó a los habitantes de la zona no consumir agua del río.

Tan pronto tuvo información, la empresa Ecopetrol activó el plan de contingencia con la puesta en marcha del punto de control operativo La Rochela y el punto de control permanente Punta de Palo, según información oficial.

Los trabajadores de la compañía realizan labores de protección con la instalación de barreras mecánicas en la captación de la bocatoma del Acueducto Campo Dos. De manera preventiva, la Junta Administradora del Acueducto cerró la captación.

Ecopetrol notificó el hecho a los Consejos Regionales de Gestión del Riesgo y Desastres de Tibú, Departamental de Norte de Santander, Corponor y a las demás autoridades competentes, según comunicado publicado en su cuenta de Twitter.

En este momento, según informaron, también se realiza un recorrido aéreo por la zona afectada, con el fin de establecer las causas de este nuevo accidente, que presuntamente, habría sido ocasionado por acción del autodenominado Ejército de Liberación Nacional (ELN).