Revista Ecoguía

Parques Nacionales Naturales de Colombia, la Fundación Palmarito y Wildlife Conservation Society, estuvieron a cargo de la nueva liberación de caimanes llaneros,  una de las especies más amenazadas de extinción en el mundo.

 

VILLAVICENCIO.- En el marco del Proyecto Vida Silvestre, fueron liberados de 30 ejemplares de Caimán llanero (Crocodylus intermedius), en el Parque Nacional Natural el Tuparro, los cuales fueron criados en cautiverio durante tres años en el Bioparque Wisirare, ubicado en Orocué (Casanare).

Previo a la liberación, el equipo técnico realizó una serie de análisis veterinarios para determinar si los ejemplares cumplían con las condiciones mínimas de salud para ser liberados y con el apoyo de la Fuerza Aérea Colombiana, fueron transportados hasta el sector de Marandúa (Vichada) y posteriormente navegaron por el río Tomo hasta la Laguna Caimán, ubicada en el Parque Nacional Natural El Tuparro (parte del área de distribución histórica de la especie que cuenta con las características ambientales, sociales, logísticas y de seguridad propicias).  

Esta es la tercera liberación a cargo de Parques Nacionales Naturales de Colombia, la Fundación Palmarito y Wildlife Conservation Society, la cual se lleva a cabo en el mismo lugar, por lo cual, se espera crear una población local de caimán llanero que ayude a devolver el equilibrio a los ecosistemas de la región, teniendo en cuenta que la presencia de esta especie reducirá por competencia las poblaciones de babilla que ocuparon el nicho que anteriormente correspondía al caimán, reducirá las poblaciones de caribes o pirañas incrementando así la presencia de otros peces, algunos de ellos de valor comercial y en general, todas las especies acuáticas se verán beneficiadas, ya que el caimán evita que los cuerpos de agua se colmaten.

Parte importante de este proceso fue el trabajo de comunicación y educación realizado con la población aledaña a la zona, entre los cuáles se contó con la participación de operadores turísticos, transportadores, pescadores, fuerzas militares y población escolar entre otros, según informó Parques Nacionales Naturales. 

Tras la liberación, se espera, realizar articuladamente el seguimiento del grupo de caimanes mediante técnicas de radiotelemetría, con el fin de determinar los movimientos de estos ejemplares y establecer sus tasas de supervivencia y en el mediano y largo plazo, realizar censos nocturnos, búsqueda de rastros en las playas, cuevas y nidos que permita evaluar el éxito del establecimiento de la población.

Antes y durante el periodo virreinal, el caimán llanero gobernaba las extensas playas de los llanos orientales, sin embargo, entre 1929 y principios de la década de los 60 del pasado siglo, el caimán llanero  fue cazado para aprovechar su piel en toda su área de distribución, llevándolo al borde de la extinción, motivo por el cual en 1997, la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN) lo declaró en peligro crítico de extinción, y lo etiquetó como una de las 12 especies de vertebrados más amenazadas en todo el planeta.