Revista Ecoguía

La liberación masiva de estas especies, que fueron trasladadas desde el Valle del Cauca hasta el Cesar, se llevó a cabo en áreas protegidas por Corpocesar.

 

VALLEDUPAR.- Luego de su rehabilitación, fueron liberados 10 boas constrictor, una babilla, 3 sinsontesd, 4 cotorras carisucias, 4 pericos chocoleros, 6 tortugas cofre, 6 ñeques, 4 guartinajas, 6 guacamayas Azul-amarilla, 76 hicoteas, 32 Canarios costeños y 438 tortugas morrocoy

Estas especies, provenientes del Valle del Cauca, fueron liberados en áreas protegidas por la Corporación Autónoma Regional del Cesar- Corpocesar, con el apoyo de la empresa privada Drummond Ltda, luego de su rehabilitación en los centros especializados de la Corporación Autónoma Regional  del Valle del Cauca- CVC y Departamento Administrativo de Gestión Ambiental- DAGMA de Santiago de Cali.

“Corpocesar todo el tiempo está recibiendo animales silvestres para su tratamiento y rehabilitación, pero también, apoyamos los trabajos de otras corporaciones del país para combatir el comercio ilegal de especies silvestres a nivel nacional”, manifestó el Director de Corpocesar, Julio Suárez Luna.

Por su parte, Jessica Galindez Cerón, bióloga del DAGMA, explicó que luego del exitoso proceso de rehabilitación, el equipo interdisciplinario de esta entidad determinó que los animales presentaban condiciones óptimas para retornar a su hábitat. “Hemos coordinado una liberación masiva de diferentes grupos de fauna, tenemos 155 animales de fauna Silvestre traídos del hogar de paso DAGMA y 445 animales que llegan desde la CVC, Valle del Cauca”.  

Aproximadamente 26 horas duró el recorrido de estos animales embarcados desde Cali en carros equipados para su transporte y seguridad, hasta el Centro de Atención y Valoración de Fauna Silvestre- CAVFFS de Corpocesar, en Valledupar. Allí los biólogos de la CVC y el DAGMA en coordinación con los homólogos del CAVFFS, procedieron a su liberación.

 “Este traslado representa a los animales más traficados de la región Caribe, la compra de animales silvestres como mascotas, se vuelve cada día un factor primordial para fortalecer el tráfico ilegal de especies silvestres en todo el mundo, aun sabiendo que es ilegal y que impacta sobre la naturaleza”, explicó el director de la Red de Fauna y Flora Silvestre del Cesar, Edgar Patiño Flórez.

Según la Organización Internacional de Policía Criminal – Interpol, el comercio de animales protegidos es la tercera industria ilegal más grande de Colombia después del narcotráfico y la trata de personas. “La mayoría de estos animales fueron decomisados por tráfico ilegal de fauna silvestre, luego de un proceso de rehabilitación de varios meses se trasladaron a la ciudad de Valledupar para su liberación, ya que geográficamente pertenecen al departamento del Cesar”, dijo el médico veterinario de Corpocesar, Marino Zuleta.