Revista Ecoguía

 

Bogotá D. C.- Seis nuevas especies de mariposas y un sapo que no había sido clasificado antes, son algunos de los hallazgos en cerca de 20 kilómetros recorridos entre el municipio de Acevedo (Huila) y Los Ángeles (Caquetá), donde los investigadores encontraron más de mil especímenes diferentes.

En un recorrido que partió desde los 2.000 metros sobre el nivel del mar y llegó a los 300, el grupo de investigadores de la Universidad Nacional de Colombia (U.N.) que hicieron parte del proyecto Bio de Colciencias, apoyado por el Instituto de Investigación Científica Sinchi, logró documentar más de 900 especies entre flora y fauna.

Los docentes Miguel Andrade, John Douglas Lynch y Julio Betancourt participaron en la expedición que tardó 10 días y que buscaba recolectar información de la biodiversidad de esta zona del país, recientemente evacuada por los ex guerrilleros de las Farc.

Con el apoyo de Marianne Espeland, curadora y directora de la sección de mariposas del Museo Koenig, de Bonn (Alemania), el profesor Andrade logró encontrar un total de 750 especies de mariposas en Caquetá.

Dentro de este hallazgo se incluye la Godillis Duidillia, especie que se tenía documentada solo en Ecuador y una variedad conocida como “Morfo” que se tiene registrada en el país, pero no en Caquetá.  

“Quedamos muy agradecidos con las personas que nos apoyaron como guías en el recorrido porque fueron muy receptivos, incluso ellos aprendieron a utilizar la red para cazar mariposas. Eran nuestros ayudantes, cocineros y conocedores de la zona”, afirmó el profesor Andrade.

Además, fue un espacio para compartir conocimientos. “Ellos no sabían mucho de mariposas, pero nos ayudaban, por ejemplo, a identificar de qué planta se estaban alimentando”, comentó el profesor Andrade.

Ahora viene el proceso de clasificación y determinar la taxonomía de las mariposas, así como el reconocimiento genético de todos los ejemplares, con la colaboración de los expertos de Alemania. 

Composición genética de las mariposas

La especialista en mariposas del museo Koenig Marianne Espeland aseguró que el proceso de organización genética de las mariposas tarda, en promedio, una semana.

“Para ello lo que hacemos es tomar una o dos piernas de la mariposa, las ponemos en un químico específico que revela el tejido donde se encuentra el adn para luego encontrar la secuencia genética de cada una de las especies encontradas”, explicó.

Además de la combinación genética, se hace análisis de la morfología de las mariposas para encontrar su parecido con especies específicas y así clasificarlas dentro de un grupo específico.  

Nuevas especies de serpientes

Como una salida de ‘pura excelencia’ clasificó el profesor Lynch la expedición a Caquetá, donde logró encontrar un total de 47 especies de serpientes de las que no se tenía registro en esta zona del país, aunque sí en Colomiba. “Es un área muy rica en fauna, porque los agricultores de la zona no han empezado a talar y por tanto las condiciones ecológicas son magnificas. Pensé que solo iba a encontrar entre tres y cuatro especies de serpientes y sorprendentemente hallé más de 40”, afirmó el profesor Lynch.

En total, se logró la captura de 310 animales entre los que se destacan 90 especies de ranas, 47 tipos de serpientes y 10 variedades de renacuajos, entre otros especímenes de la fauna natural, según informó la Agencia de Noticias de la U.N.