Revista Ecoguía

El 85,23% de las emisiones totales de Gases Efecto Invernadero (GEI), en la Orinoquia, son generadas por las actividades agrícolas, de silvicultura, ganadería y otros usos de la tierra, en tanto que la energía aporta el 13,21% restante, muestra inventario realizado por el programa Orinoquia, juntos frente al cambio climático. Con este diagnóstico se aspira a buscar opciones que tiendan a reducir la producción de gases contaminantes

VILLAVICENCIO, Septiembre 17 de 2016.- El dióxido de carbono (CO2) con una participación del 36,78% y el metano (CH4), con 35,22%, son los gases que más se emiten en la región de la Orinoquia. De igual manera, el óxido nitroso (N2O) y sustitutos SAO (HCFCs) contribuyen con el 27,84% y 0,15% restante, respectivamente.

El 85,23% de las emisiones totales de Gases Efecto Invernadero (GEI), en la Orinoquia, son generadas por las actividades agrícolas, de silviculltura y otros usos de la tierra, en tanto que la energía aporta el 13,21% restante.

Estos son algunos de los resultados obtenidos en el inventario de GEI en la región, con el fin de identificar y cuantificar los gases emitidos por la región y las actividades directamente responsables.

Tales datos se constituyen en la materia prima para detectar posibles acciones de mitigación, con el fin de disminuir este tipo de misiones que contribuyen directamente al calentamiento global.

En el informe, dado a conocer por los ejecutores del programa, se resalta la quema de combustibles fósiles en el transporte terrestre, seguido por las emisiones de las industrias petroleras y de gas.

La medición de GEI se realizó en el marco del proyecto “Orinoquia, juntos frente al cambio climático”, una iniciativa de la Corporación para el Desarrollo Sostenible del Área Especial de La Macarena (Cormacarena), la Corporación Autónoma Regional de la Orinoquia (Corporinouia), Ecopetrol S.A. y el Centro Internacional de Agricultura Tropical (CIAT).

Es de anotar que la economía de esta región se basa principalmente en la explotación petrolera, minas y canteras (56,56%); y la ganadería extensiva, agricultura, caza, silvicultura y pesca (10,24%); sin embargo, también están presentes, en menor medida y en conjunto, los servicios sociales, de construcción, comercio, servicios públicos, entre otros (28%).

El calentamiento global ha hecho que el clima se transforme: sequías y lluvias mucho más fuertes, eventos climáticos extremos, ecosistemas y especies en peligro y un sin número de situaciones han llevado a lo que hoy conocemos como cambio climático.

La razón principal de dicha modificación son las acciones humanas. Aterrizando este fenómeno a nivel nacional, los porcentajes de emisiones de GEI de Colombia, en comparación con los países desarrollados, son bajos. Sin embargo, puede ser uno de los grandes perdedores en este proceso, debido a que tiene regiones bastante particulares en temas de biodiversidad como la Orinoquia, lo que no solo representa un gran potencial a nivel de sistemas productivos, sino que puede ser una de las zonas colombianas que experimente con mayor intensidad los resultados del cambio climático.

La siguiente pregunta que contestará el proyecto en mención es: ¿Cómo pueden los sectores productivos de la Orinoquia modificar sus sistemas y estrategias para mitigar los efectos de estas emisiones y construir una doble vía de beneficios para ellos y la región?