Revista Ecoguía
Foto: Fundación Malpelo
Foto: Fundación Malpelo

En un comunicado conjunto, las universidades Javeriana, de los Andes y del Rosario, consideran que estas cuotas van en contra de las tendencias sobre conservación y sostenibilidad de los ecosistemas pelágicos.

 

BOGOTÁ D.C.- Tres reconocidas universidades del país le ofrecieron al Gobierno sus equipos de trabajo, con el fin de realizar acompañamientos a los estudios requeridos para establecer cuotas de pesca responsables de especies marinas, con énfasis en los tiburones.

Las universidad de los Andes, Javeriana y del Rosario hicieron este pronunciado a raíz de la resolución 000350 de 2019, del Ministerio de Agricultura, por medio de la cual se establecen las cuotas globales de pesca de las diferentes especies bajo aprovechamiento para el año 2020.

En ese sentido, el comunicado expedido por las instituciones de educación superior señala que “para nosotros, como universidades al servicio del país, es fundamental que se determinen cuotas de pesquerías en Colombia como una medida importante para el manejo de este valioso y necesario recurso”.

Sobre el particular, consideran que “estas cuotas deberían estar definidas de acuerdo con la estabilidad y salud poblacional de las diferentes especies en los mares colombianos. Para esto, resulta fundamental contar con estudios sistemáticos para entender, al menos en el mediano plazo, la abundancia y la reproducción de las diferentes especies”.

Al ofrecer su acompañamiento científico a los estudios que pemritiían determinar las cuotas de pesca responsable, los voceros de las universidades destacan que “el país cuenta con profesionales con capacidades en técnicas que permitirán hacer la investigación requerida y se tienen las herramientas metodológicas para ayudar al gobierno a tomar las decisiones informadas en el manejo responsable de estos recursos.

En concepto de las tres universidade, varias de las especies listadas en la resolución 350 de 2019 del ministerio de Agricultura y desarrollo rural, con especial énfasis en tiburones, “van en contra de las tendencias nacionales e internacionales sobre la conservación y la sostenibilidad de los ecosistemas pelágicos”.

En su comunicado, las universidades sostienen que aunque las medidas del Gobierno se justifican por la captura incidental de los tiburones, incluyendo especies listadas como amenazadas, expresan su preocupación frente a varios aspectos:

1. Antes que prevenir la captura de estas especies, permitirlo, al decretar cuotas específicas sin estudios previos, abre la posibilidad de una captura dirigida a estas, lo que agravaría la situación de amenaza de especies vulnerables, de acuerdo con los Libros Rojos Nacionales de Especies Amenazadas y la UICN, como Alopias pelagicus, A. supercilliosus, Carcharinus falsciformis y Sphyrna corona

2. El hecho sin precedentes de establecer una cuota para las aletas de estos mismos tiburones es en extremo contraproducente debido a la demanda de las aletas de tiburón (sin distinción de especies) en Asia y su creciente mercado ilegal en todo el mundo. El aleteo se encontraba prohibido en la Resolución 1743 del 29 de agosto de 2017 y esperamos que esta restricción se mantenga para evitar con esto el posible tráfico ilegal de aletas hacia países asiáticos.

3. Sin datos sólidos tanto del estado poblaciones de las especies de tiburón amenazadas, ni datos sólidos de sus capturas incidentales, una cuota tan alta atribuida a la pesca artesanal claramente genera amenazas y una posible asociación con una pesca dirigida a los tiburones. El comercio internacional de varias especies de tiburones se encuentra regulada por CITES y su inclusión en cuotas con fines de exportación podría estar violando compromisos internacionales del país.

Finalmente, las universidades formularon un llamado al Ministerio, al igual que a la autoridad pesquera y sus entidades consultoras, a derogar estas cuotas de pesca, manteniendo lo que se contemplaba para años anteriores, hasta que no se tengan datos científicos de la demografía poblacional de las especies amenazadas, así como de mecanismos efectivos de control, monitoreo e investigación de todas las especies incluidas en la resolución.