Revista Ecoguía

Este miércoles 20 de junio, a partir de las 12 del día comienza la Feria Internacional del Medio Ambiente, FIMA, donde se mostrarán nuevas tecnologías para el adecuado aprovechamiento de los recursos naturales, el uso de energías alternativas y diversas formas de reciclaje. Revista ECOGUIA tendrá en su stand una máquina para que los visitantes reciclen botellas plásticas y tapas.

 

BOGOTÁ.- Equipos y plantas para el tratamiento y reciclaje de material eléctrico y electrónico, cables y otros residuos recuperables estarán presentes en la Feria Internacional del Medio Ambiente, FIMA, en Corferias del 20 al 23 de junio, donde el país invitado de honor es Reino Unido.

La evolución de la tecnología a través de los años ha generado cambios indiscutibles en los procesos de las empresas y en la cotidianidad de las personas en el planeta conllevando a un mayor uso de aparatos electrónicos, que a su vez aumentan las cifras de los residuos electrónicos, por lo cual algunos países han aunado esfuerzos para crear conciencia en el reciclaje y adecuado manejo de la basura electrónica.

Algunos ejemplos de productos electrónicos que aumentan las cantidades de residuos y se convierten en basura electrónica en el planeta son: celulares, computadoras, impresoras, escáneres, cámaras fotográficas y televisores.

La también llamada minería urbana, se ha convertido en tema de especialidad de varias empresas que hoy día ofrecen a los gobiernos y ciudadanos diferentes alternativas para el control de los desperdicios electrónicos que cada vez acrecienta sus registros.

En FIMA, estarán empresas exponiendo máquinas de trituración y separación de todo tipo de materiales (cables de cobre y aluminio, placas electrónicas PCB, radiadores, RAEE), trituradores, cizallas, prensas y máquinas pelacables.

Según la ONU, los países de Latinoamérica que más desperdicios electrónicos generan son Brasil con 1,5 toneladas métricas, México con 1 tonelada métrica y Argentina con 0,4 toneladas métricas. Uruguay es el más contaminante por habitante con 10,8 kilos por habitante, seguido por Costa Rica con 9,7 y Chile con 8,7 kilogramos. Colombia se ubica en el décimo segundo lugar con 5,6 K/habitante.

El estudio también revela que la cantidad producida en 2016 de residuos eléctricos y electrónicos fue de 44.7 millones de toneladas en todo el planeta, (lo que equivale a 4.500 torres Eiffel de basura o la distancia entre Nueva York y Bangkok, ida y vuelta), cifra que aumentó a 46 millones en 2017 y de la que se espera continúe creciendo durante este 2018, llegando a más de 49 millones de toneladas.

Algunas recomendaciones para evitar el aumento acelerado de basura electrónicas son reducir su uso, reutilizarlo, llevarlos a plantas de reciclaje, repararlos, de ser posible o eliminarlos, pero llevándolos a sitios especializados en reciclaje.

Los expertos aseguran que en la basura electrónica existen  metales como oro, plata, paladio, iridio, germanio y cobre, los cuales pueden ser reaprovechables.