Revista Ecoguía

Un ejemplar de esta ave rapaz, catalogada para Colombia en categoría de amenaza (EN) En Peligro de extinción, tiene ahora un trnsmisor de telemetría para seguir sus movimientos.

 

IBAGUÉ.- Un Águila Crestada (Spizaetus isidori), que fue encontrada por los observadores de aves y comunidad del sector del “Cañón de las Hermosas” en el municipio de Chaparral será seguida y monitoreada satelitalmente, con el fin de protegerla y generar accione de conservación

Para ello, la Fundación Proyecto Águila Crestada - Colombia adelantó las gestiones necesarias para realizar el trabajo de investigación y protección de esta especie, catalogada en categoría de amenaza en peligro de extinciódn.

Mediante oficio, el subdirector de Calidad Ambiental de Cortolima, Rodrigo Hernández, solicitó el apoyo de la Fundación para el monitoreo y seguimiento satelital de este individuo, teniendo en cuenta la normatividad vigente en materia ambiental y conforme a lo dispuesto por el Ministerio de Ambiente y Desarrollo Sostenible en materia de conservación de especies silvestres, teniendo las obligaciones de proteger la diversidad e integridad del ambiente, conservar las áreas de especial importancia ecológica, supervisar la entrada y salida de recursos biológicos y formular incentivos para instituciones de investigación en fomento de la ciencia y la tecnología.

En conversaciones previas entre la fundación Proyecto Águila Crestada – Colombia y Cortolima, se acordó que a principios del mes de diciembre se adelantaría la actividad de marcaje, la cual se llevó a cabo por un equipo conformado por Santiago Zuluaga, biólogo de la Fundación; Diego Ceballos, avistador de aves de la región y el propietario del predio donde se encuentra ubicado el nido del Águila, en un árbol de cerca de 50 metros de altura.

“El proceso de marcaje consistió en tomar el pichón que se encontraba en el nido, se pesó y se le tomaron medidas morfométricas,  se le instaló un transmisor de telemetría para seguir sus movimientos y se le pusieron dos anillos en cada una de sus garras para poder identificarlo a la distancia”, detalló el biólogo Santiago Zuluaga, director de Fundación PAC-Colombia, y becario doctoral de Incitap-Conicet (Argentina) y The Peregrine Fund (USA).

Así mismo, como parte del trabajo de conservación del animal, los profesionales realizaron encuestas en las veredas de la zona, con el fin de conocer la percepción que tienen los habitantes hacia la especie, donde se les socializó el proyecto para incluirlos al mismo, teniendo en cuenta su opinión y sus ideas para la conservación de esta especie.

Desde el 3 de diciembre el transmisor está emitiendo datos del animal que dejan ver que hasta el momento continúa en el nido, aunque se espera que en un mes, aproximadamente, ya esté saliendo a volar y empiece a recorrer la zona.

Mayores amenazas

Desde el año 2015, la Fundación Proyecto Águila Crestada - Colombia (PAC-Colombia) viene realizando marcajes de la especie en el país, con el fin de determinar las amenazas hacia su supervivencia, debido a que se encuentra En Peligro de extinción. 

Con esto se busca conocer las amenazas a las que se encuentra sometida la especie, principalmente por cacería y pérdida de hábitat; con base en esta información posteriormente se plantearan medidas para la conservación y protección del Águila Crestada en cada zona.

Este proyecto se adelanta en cuatro países de Suramérica -Ecuador, Perú, Argentina y Colombia; en total se ha logrado el marcaje de 10 Águilas, cuatro de ellas el territorio colombiano, dos en jurisdicción de Corpoguavio en el oriente de Cundinamarca en los años 2015 y 2018, uno en jurisdicción de la CAM en el sur del departamento del Huila en el 2019 y por primera vez en el departamento del Tolima en diciembre de 2019.

La actividad de conservación se pudo realizar gracias a Cortolima, la Fundación PAC-Colombia, INCITAP-CONICET (Argentina) y The Peregrine Fund (USA), también a las comunidades del Cañón de las Hermosas con su compromiso en la conservación de la especie, especialmente al señor Guillermo Cruz y el guía naturalista Diego Alejandro Ceballos.

Esta águila es un ave rapaz que mide entre 64 y 74cm de largo. Es grande y robusta con cabeza, cuello y dorso negros, además de una cresta aguda. Tiene las alas anchas pero proporcionalmente largas y por debajo son color crema con puntas negras y coberteras rufas. Su cola tiene punta negra ancha y una franja ancha color gris pálido en la parte media; tiene el pecho y las bajas partes inferiores castaño estriado de negro, las tibias son negras y los tarsos emplumados de castaño

Su distribución se encuentra desde los 1.400 hasta los 3.300 m. El águila crestada se encuentra en la Sierra Nevada de Santa Marta, Serranía de Perija y las 3 cordilleras. Con los nuevos registros y los antiguos se reporta la presencia de la especie en los siguientes departamentos: Antioquia, Boyacá, Caquetá, Cauca, Cundinamarca, Huila, Tolima, Magdalena, Meta, Nariño, Quindío, Risaralda y Valle del Cauca. También se encuentra en el norte de Venezuela y en el noroeste de Argentina.

Esta especie es considerada vulnerable, ya que ha perdido el 63% de su hábitat, y ha visto una reducción de más del 30% de su población en tres generaciones. Su principal amenaza es la destrucción de los bosques primarios por la expansión de la frontera agrícola. También, aunque se desconoce la magnitud del problema, esta águila es víctima de la cacería ilegal.