Revista Ecoguía

* Revuelo entre ambientalistas, como Rodrigo Negret, está causando el decreto N.º 2106 de 2019, sobre supresión de trámites, en el cual se elimina el requerimiento previo de levantamiento de vedas de flora silvestre asociados a trámites de licencias y permisos ambientales, lo que implicaría levantar la veda de especies en peligro como la palma de cera, además de orquídeas, bromelias y líquenes. ¿Micos peligrosos?

 

 

* “Pedí una cita para unos amigos que son gente correcta y honesta”, dijo el Alcalde de Bogotá, Enrique Peñalosa, a propósito de un video que circuló en redes sociales sobre una recomendación para la Ladrillera Santa Fé, a la que al parecer la CAR le iba a cerrar una mina. ¿Le creemos?

“Marcharé, porque la naturaleza ha sido violentada por la guerra, la ambición, las políticas miopes, que la están destruyendo y por la vida de todos los seres, también vulnerada sin piedad”. Este es el mensaje difundido por la ambientalista Alegría Fonseca. ¿Quién se le une?

Achacarle a la alcaldesa electa el hundimiento del POT no es sino el producto de la rabieta infantil del alcalde y de su fatua vanidad maltrecha por la derrota. Así lo sostuvo en su más reciente columna de opinión Enrique Santos Molano, publicada en El Tiempo, en la cual considera que el POT se hundió “porque la ponencia negativa del concejal Celio Nieves, elaborada con criterio científico y urbanístico, convenció a la mayoría de concejales”. ¿Buen criterio?

Fedegán rechazó la protesta de los ambientalistas por el maltrato animal a que podrían ser más de 21.000 bovinos exportados hacia Irak, en el pasado mes de octubre. Estos animales, según Miguel Dulcey, gerente de Expoganados Internacional S.A.S, viajan con unos espacios prudentes en los corrales, así como suficiente disponibilidad de agua, heno y alimento peletizado, tal como lo determinael manual de funciones de transporte animal de la OIE. ¿Será exageración de los ambientalistas?

Una exposición fotográfica sobre la Isla Malpelo y toda su riqueza natural será presentada por el Centro Colombo Americano, del 6 al 16 de diciembre, como parte de su compromiso social y ambiental y para unirse a la celebración de los 10 años del Fondo Patrimonial Malpelo. Su propósito es que los bogotanos “conozcan esta joya del Pacífico y contribuyan con su protección”. ¿Vamos?