Estudiantes e investigadores de la Universidad de San Diego-California han producido las primeras chancletas renovables a base de algas. El próximo año podrían estar a la venta.

 

Una sandalia flexible y esponjosa fue producida por investigfadores de la Universidad de San Diego (California), como un producto alternativo a los tres billones de chanclas elaboradas con materiales a base de derivados del petróleo, que eventualmente terminan como basura no biodegradable en vertederos, ríos y océanos de todo el mundo.

Las chanclas Triton, suelas de zapatos y otros productos de poliuretano que los científicos fabrican a partir de aceite de algas vivas son sostenibles, porque el carbono para construirlos fue extraído de la atmósfera, en lugar de reservas subterráneas de petróleo.

 

Adicionalmente, los científicos están tratando de hacerlos también "biodegradables", de manera que los enlaces de carbono sean degradados por microorganismos.

Los investigadores esperan un costo proyectado de tres dólarees por par de estas chancletas. Stephen Mayfield, profesor de biología que encabezó la investigación con Skip Pomeroy, profesor de química y bioquímica, señaló que uno de los contaminantes más grandes en el océano es el poliuretano de chanclas y otros zapatos que han sido lavados o arrojados a los ríos y fluyen hacia el océano.


Es de anotar que los docentes, junto con sus estudiantes de pregrado y posgrado, se unieron hace dos años para desarrollar la primera tabla de surf elaborada a base de algas. En este proyecto, los científicos de UC San Diego trabajaron con un fabricante local de tablas de surf, Arctic Foam of Oceanside.


Ese desarrollo, que fue rápidamente adoptado por una industria del surf buscando maneras de producir productos más sostenibles y respetuosos con el medio ambiente, hizo que los dos profesores de UC San Diego pensaran en nuevos proyectos.

Si esto pudiera hacerse para algunas de las 500.000 tablas de surf que se venden anualmente en todo el mundo, ¿por qué no para los tres billones de sandalias y millones de zapatos nuevos que cada año atestan nuestros rellenos sanitarios y océanos?, se preguntaron los académicos.


"Dependiendo de cómo hagas la química, puedes hacer espumas duras o espumas suaves de aceite de algas. Puede hacer tablas de surf renovables a base de algas, chanclas, zapatos deportivos de poliuretano, asientos para vechículos e  incluso neumáticos para su automóvil ", señalaron los expertos.

El equipo investigador fue premiado por el programa “Acelerción de innovaciones al mercado”, de la Oficina de Innovación y Comercialización de UC San Diego.


Los dos profesores, junto con Michael Burkart, profesor de química y bioquímica, formaron una empresa de lanzamiento, Algenesis Materials , que emplea a algunos de los estudiantes que trabajan en los flip-flops y otros proyectos y les da la oportunidad de experimentar lo que Pomeroy llama “aprendizaje con base en proyectos".

El petróleo proviene de algas que vivieron en los antiguos océanos hace cientos de millones de años, señala Mayfield, quien advierte que eso mucha gente no lo sabe, pero significa que "cualquier cosa que podamos hacer con petróleo, lo podemos hacer a partir de algas”.

El objetivo de los investigadores es que estos productos puedan ser lanzados en una pila de compost y ser consumidos por microorganismos.
"Si podemos hacer que estos productos sean sostenibles y biodegradables, podemos impactar no solo en San Diego, sino en comunidades de playa de todo el planeta", sostuvo el profesor Mayfield.