Strict Standards: Only variables should be assigned by reference in /home/revistaecoguia/public_html/templates/ecoguia/html/com_content/article/default.php on line 37

El último informe forestal corporativo más reciente de la organización CDP revela que solo el 30% de los fabricantes y proveedores pueden rastrear los productos vinculados a la deforestación hasta el punto de origen. (Fotos: Cortesía South Pole Group)

Hasta $906 mil millones de dólares en la rotación de la empresa dependen de las materias primas producto en buena parte de la deforestación tropical en todo el mundo, de acuerdo con CDP, (anteriormente Carbon Disclosure Project), una organización internacional que proporciona el sistema global para empresas, ciudades, estados y regiones para medir, divulgar, gestionar y compartir información vital sobre su desempeño ambiental.

El informe forestal 2016 de esta organización revela que cerca de un cuarto (24%) de los ingresos de las empresas globales dependen de cuatro productos básicos vinculados a la deforestación: productos de ganado, aceite de palma, soya y productos de la madera.

Este dato sugiere que hasta $906 mil millones de dólares en facturación anual podrían estar en peligro, por lo que resulta prioritario abordar la deforestación si se quiere mantener el éxito en los negocios.

Los riesgos de las empresas incluyen los impactos derivados de los efectos físicos del cambio climático sobre la calidad, la disponibilidad y los precios de las materias primas, regulación de endurecimiento y el daño de la marca por el creciente control de los medios de comunicación y de la sociedad civil sobre las prácticas de abastecimiento de materias primas.

“El compromiso con la deforestación cero y la adquisición de bajas emisiones de carbono debe estar arraigado en el más alto nivel de toma de decisiones corporativas si las empresas quieren seguir prosperando”, enfatizó Renat Heuberger, CEO de South Pole Group.

Un total de 187 empresas proporcionaron datos a CDP este año sobre sus estrategias de manejo del riesgo de la deforestación y la puntuación de los esfuerzos revelados para abordar la deforestación fue llevada a cabo por el proveedor líder en soluciones de sostenibilidad, South Pole Group.

Dos de los más importantes comerciantes mundiales de materias primas, Archer Daniels Midland y Bunge, según South Pole Group figuran entre las principales empresas que divulgaron los datos de deforestación por primera vez a través de CDP.

El informe señala que a pesar de que una parte importante de los ingresos proviene de las materias primas relacionadas con la deforestación, menos de la mitad (42%) de las empresas han evaluado cómo la disponibilidad o calidad de estos productos afectará su estrategia de crecimiento durante los próximos cinco o más años.

Ya el 81% de los productores agrícolas —las compañías que ocupan el primer lugar en las cadenas mundiales de suministro de materias primas— afirman haber experimentado impactos vinculados a la deforestación en los últimos cinco años, los cuales han llevado a cambios sustanciales en sus negocios. Marfrig Global Foods dice que las condiciones de sequía han resultado en mayores costos de operación y redujeron la producción de carne en la industria brasileña. Y el informe de Wilmar International afecta el valor de la marca a medida que los clientes se vuelven más estrictos en sus demandas de productos sostenibles, libres de deforestación.

Estas empresas producen los productos básicos que alimentan las cadenas de suministro global y terminan en productos que van desde el helado hasta pasta de dientes, balones de fútbol y lápiz labial.

A través de los cuatro productos básicos, un alto porcentaje de compañías informantes (72%) dicen confiar en que serán capaces de obtener estos suministros de forma segura y sostenible en el futuro.

El informe señala que esta confianza puede ser sin fundamento, porque no solo la mayoría de las empresas no evalúan el suministro o la calidad de los productos vinculados a la deforestación durante los próximos cinco o más años, sino que menos de la mitad (44%) de los fabricantes y minoristas con normas de adquisición supervisan el cumplimiento de estas normas y auditan a los proveedores de todas las materias primas.

De igual manera, solo uno de cada cinco evalúa los riesgos de deforestación más allá de un horizonte de seis años en las materias primas, en promedio, apenas el 30% de los fabricantes y proveedores puede rastrear estos productos hasta el punto de origen.

Los riesgos financieros para las empresas pueden afectar las carteras de los inversionistas y la presión está aumentando tanto para los inversores como para las empresas para actuar sobre la deforestación.

Más inversionistas se han sumado a la convocatoria para que las empresas divulguen, si se tiene en cuenta que actualmente hay 365 inversores institucionales que solicitan datos de deforestación corporativa a través de CDP, frente a 184 en 2013, informó el South Group.

Las empresas también están reconociendo los beneficios en la ampliación de sus esfuerzos de protección de los bosques. Unilever Plc y Marks & Spencer están trabajando para priorizar el abastecimiento de materias primas de áreas que están llevando a cabo programas integrales de bosques y clima. Unilever dice que esto les permitirá mejorar la seguridad de la cadena de suministro y hacer que la monitoreo y la verificación de los impactos ambientales sean más sencillos.

Entre tanto, el gigante alemán de bienes de consumo Henkel AG, está capacitando a pequeños propietarios clave para mejorar los medios de subsistencia y asegurar que haya suficientes volúmenes de aceite de palma sostenible en el mercado.

Por su parte, Colgate-Palmolive —que está trabajando con proveedores en prácticas responsables de abastecimiento— identifica oportunidades para aumentar la capacidad de los mercados de materias primas sostenibles.

Katie McKoy, jefa de bosques en CDP, sentenció que "las cadenas de suministro son como fichas de dominó: si los productos insostenibles entran en la parte superior de una cadena de suministro, los efectos se extenderán en cascada”. De ahí que en su opinión, no abordar la deforestación tendrá repercusiones en la reputación, que puede manifestarse en boicot de los consumidores, oposición de la comunidad y un mayor escrutinio regulatorio. El crecimiento del negocio está en riesgo, reiteró.