Una hembra juvenil de delfín rosado (Inia geoffrensis) que había quedado varada en un humedal fue rescatada y devuelta al río Arauca por miembros de la comunidad y científicos de las Fundaciones Omacha y Neotropical Cuencas.

 

ARAUCA.- El pasado miércoles 21 de agosto, habitantes de la vereda Maporita en el municipio de Arauquita -departamento de Arauca- observaron una tonina, como se le dice coloquialmente a los delfines de río, en un humedal desconectado del cauce principal del río Arauca.

Al advertir que el humedal estaba reduciendo drásticamente su nivel debido al incremento de las temperaturas, lo que ponía en peligro la vida del delfín, la comunidad alertó al cuerpo de bomberos voluntarios del municipio de Arauquita, que integró al rescate a las Fundaciones Neotropical Cuencas y Omacha, quienes se encontraban en la zona realizando un caracterización biológica parte de un convenio con la Gobernación del Arauca.

Fue así como el miércoles 28 de agosto un equipo, siguiendo los protocolos del caso, se dio a la tarea con el agualodo la cintura y rescató a una hembra juvenil que se notaba ya agotada por el estrés del encierro y la falta de alimento.

En el procedimiento fue necesario usar una red para reducir el área de movimiento de la tonina para atraparla, y luego con una camilla especial, trasladarla a hombro por tierra los 100 metros que la separaban del cauce principal del río, según informó la Fundación Omacha.

El trabajo coordinado de todos logró salvarla, y con ella la posibilidad de que en sus 30 años más de expectativa de vida, aporte con sus crías a fortalecer la población de esta especie, catalogada por la UICN como En Peligro de extinción.

En los últimos cinco años se ha incrementado el número de toninas atrapadas en rebalses o humedales en el departamento, debido a alteraciones del caudal del río Arauca ocasionadas por cambios en los patrones del clima. Cuando hay picos abruptos de sequía los animales se ven afectados, pues están acostumbrados a alimentarse en ciertas zonas durante cierto tiempo y de repente se ven sorprendidos por un descenso no esperado en los niveles de las aguas. En Latinoamérica, las regiones donde los delfines de río se han visto más afectados han sido Arauca, en Colombia, y Bolivia.