Con el fin de controlar la sobrepesca y contribuir a la conservación de la especie, el Instituto Colombiano Agropecuario, ICA, prohibió la pesca de camarón de aguas someras (camarón blanco o langostino, titi, tigre y pomada) en el Pacífico colombiano, entre el 15 de septiembre y el 25 de octubre de este año.

Nairobi, septiembre 2009.” Directores de películas ambientalistas, actores de Hollywood y políticos se han unido en una serie de anuncios que forman parte de la campaña contra el cambio climático que ha emprendido el PNUMA durante la semana que va del 21 al 25 de septiembre, bajo el lema "Sellemos el acuerdo ya".

Las empresas que han implementado o están desarrollando mecanismos de producción más limpia en sus procesos productivos, pueden inscribirse gratuitamente en la IX versión del Programa de Excelencia Ambiental (PREAD). Micro, pequeñas, medianas y grandes compañías tienen plazo hasta el 31 de marzo para participar.

Un ecodestino paradisíaco en el Litoral Pacífico, una microempresa que recicla con ayuda del vecindario, una fábrica de ladrillos que ha logrado reducir las emisiones de CO2 y un modelo de explotación aurífera muy natural, fueron parte de los proyectos que sorprendieron al grupo de visitantes que en una semana recorrió parte del país que construye alternativas ambientales, al tiempo que mejora la calidad de vida de centenares de colombianos. Ellos, en una apretada agenda de siete días, fueron invitados por el Fondo para la Acción Ambiental y la Niñez, a conocer proyectos comunitarios que ha impulsado esta organización en diferentes zonas del país. Por eso estuvieron en Santander, en Bogotá, en Antioquia, en Chocó y en el Guaviare.

BEATRIZ ARJONA
Especial para ECOGUIA

"Creemos que es la hora de que ustedes, seres humanos, se abran e incluyan en su horizonte las distintas formas de vida que hacen parte de su mundo. Han estado forzando sus propias creaciones y vibraciones en el mundo, unas que son más que extrañas y no del todo agradables para nosotros y para los demás, sin tener en cuenta que todos los seres vivos son parte de la totalidad, como lo son ustedes, destinados aquí por una finalidad y un plan divino. Al igual que cada alma tiene su propia contribución que hacer a la totalidad, así la tiene cada planta, cada mineral. Nunca más deben considerarnos formas inferiores de vida, sin inteligencia alguna para comunicarnos".

Más de 15 años estuvo Juana -una manatí que pesa 500 kilos- para regresar a su hábitat natural. Fue justamente en 1992, cuando Dalila Caicedo, una bióloga marina que trabajaba para la Corporación del Valle del Sinú (CVS), supo que Juana, como la bautizaron los pescadores del río Sinú, estaba en peligro. Querían pescarla para aprovechar su carne, que en la región tiene fama de ser tan rica como la de res. Quizás por eso es que los manatíes son conocidos como las “vacas marinas” (se movilizan del río al mar).