Este 10 de diciembre culminará el proceso de liberación de Sara, la joven jaguar que permanecía en cautiverio en un hotel de Puerto Carreño, en el Vichada y que luego de ser decomisada por Corporinoquia fue entregada a la Fundación Omacha, en agosto de 2008.

Bogotá, D.C.- Sara, un joven jaguar hembra, rescatado de sus precarias condiciones de cautiverio en un hotel de la capital del Vichada, se ha convertido en la imagen de la campaña Yáhui, travesía a la libertad, cuyo propósito es combatir el tráfico ilegal de especies animales en nuestro país.

Nairobi, septiembre 2009.” Directores de películas ambientalistas, actores de Hollywood y políticos se han unido en una serie de anuncios que forman parte de la campaña contra el cambio climático que ha emprendido el PNUMA durante la semana que va del 21 al 25 de septiembre, bajo el lema "Sellemos el acuerdo ya".

Por medio de acciones de vigilancia y control, Mediante acciones de vigilancia y control, el Instituto Colombiano Agropecuario, ICA, ordenó el reembarque de 56.8 toneladas de Nectarines (ciruelas y duraznos) procedentes de Italia y 16.6 toneladas de Ciruelas de Estados Unidos que ingresaron al país luego de identificarse la presencia de una plaga que no está presente en Colombia.

Un ecodestino paradisíaco en el Litoral Pacífico, una microempresa que recicla con ayuda del vecindario, una fábrica de ladrillos que ha logrado reducir las emisiones de CO2 y un modelo de explotación aurífera muy natural, fueron parte de los proyectos que sorprendieron al grupo de visitantes que en una semana recorrió parte del país que construye alternativas ambientales, al tiempo que mejora la calidad de vida de centenares de colombianos. Ellos, en una apretada agenda de siete días, fueron invitados por el Fondo para la Acción Ambiental y la Niñez, a conocer proyectos comunitarios que ha impulsado esta organización en diferentes zonas del país. Por eso estuvieron en Santander, en Bogotá, en Antioquia, en Chocó y en el Guaviare.

Con el fin de controlar la sobrepesca y contribuir a la conservación de la especie, el Instituto Colombiano Agropecuario, ICA, prohibió la pesca de camarón de aguas someras (camarón blanco o langostino, titi, tigre y pomada) en el Pacífico colombiano, entre el 15 de septiembre y el 25 de octubre de este año.

Más de 15 años estuvo Juana -una manatí que pesa 500 kilos- para regresar a su hábitat natural. Fue justamente en 1992, cuando Dalila Caicedo, una bióloga marina que trabajaba para la Corporación del Valle del Sinú (CVS), supo que Juana, como la bautizaron los pescadores del río Sinú, estaba en peligro. Querían pescarla para aprovechar su carne, que en la región tiene fama de ser tan rica como la de res. Quizás por eso es que los manatíes son conocidos como las “vacas marinas” (se movilizan del río al mar).