El felino fue avistado en los terrenos que limitan con el Santuario de Fauna y Flora Otún Quimbaya y que hacen parte de la empresa Cartones de Colombia y el Acueducto de Tribunas Córcega. (Fotografía: cortesía Dairo Salazar)

 

PEREIRA.- El avistamiento de un puma, que se suma al de un oso de anteojos en el Distrito de Conservación de Suelos Barbas Bremen, ha sido considerado como una muestra del esfuerzo de conservación de los recursos naturales que se ha estado realizando la Corporación Autónoma Regional de Risaralda.

 

El reporte del avistamiento del puma le fue allegado a la Corporación por parte del personal de la Empresa de Servicios Tribunas Córcega, cuando en la zona conocida como el Manzano Alto, uno de los operarios avistó el ejemplar en los terrenos que limitan con el Santuario de Fauna y Flora Otún Quimbaya.

Jairo Leandro Jaramillo Rivera, director de la Carder, resaltó que la labor de protección y conservación de estos terrenos en la que también trabaja arduamente Parques Nacionales Naturales y otras entidades, se amplía "cuando encontramos aliados como la ESP Tribunas Córcega, que ha destinado estas áreas a la restauración y protección de la biodiversidad, en donde hoy nuestra fauna silvestre encuentra un hábitat natural”.

“Agradecemos a Dairo Salazar Betancourth, operario que nos suministró las fotos del avistamiento de esta especie de felino, y quien hace muchos años depuso su escopeta de cazador para convertirse en un guardián y en un admirador de nuestras riquezas naturales", señaló el directivo.

"Hoy, Dairo se convierte en un ejemplo a seguir, y así como él necesitamos más custodios, más gente comprometida con la preservación y conservación del medio ambiente risaraldense”, agregó.

Felino de gran importancia ecológica

Natalia Carrillo Rivera, bióloga de la Cardr, señaló por su parte que ete registro es uno más de especies de gran importancia ecológica en estado vulnerable que hemos tenido recientemente en la zona, como el Oso de Anteojos ((Tremarctos Ornatus) y ahora el puma (Puma Concolor) que es el segundo felino más grande del país.

Según la bióloga de la Carder, los individuos de esta especie se ven fuertemente afectados por la cacería de sus presas, lo que los obliga a desplazarse a otros territorios en busca de alimento, en muchas ocasiones lo que sucede es que llegan a áreas dentro de su distribución que han sido intervenidas con sistemas ganaderos, generándose la depredación de animales domésticos, quienes se convierten en fuente del conflicto con los humanos, principal causa de amenaza para sus poblaciones debido a las represalias de las personas lo que en muchas ocasiones termina en el sacrificio del animal.

Esta especie, nocturna y solitaria, es el gran depredador de los bosques y por tanto el guardián de su equilibrio ecológico. Los depredadores como los pumas son controladores de otras especies, sin embargo, su aporte es muchísimo mayor.

A respetar su hábitat

Debido a que este ejemplar se encuentra amenazado por las actividades del hombre que impactan de manera negativa a los ecosistemas, la Carder reiteró su llamado a las personas para que, primero, conozcan la importancia de esta especie; y segundo, tomen conciencia respetando sus presas, sobre lo cual enfatizó: la cacería indiscriminada es uno de los factores que pueden generar su desplazamiento de estas especies al no encontrar su alimento natural.

“La comunidad del área de influencia del DCS Barbas Bremen puede ser de gran colaboración para que alertar en caso de notar la presencia de  individuos que busquen diezmar nuestra fauna silvestre y en este caso un magnífico y representativo ejemplar como lo es este puma.

Igualmente, se debe respetar su hábitat y adoptar medidas de manejo dentro de las fincas con el fin de prevenir la predación de animales domésticos, tales como ahuyentamiento, manejo de terneros, novillos y potrancos, entre muchos  otras.