Luego del atentado atribuido al grupo subversivo ELN, autoridades ambientales, en coordinación con Ecopetrol lograron contrarrestar la contaminante mancha de crudo, aunque el derrame afectó un área de 2.500 hectáreas.

 

TIBU (Norte de Santander).- El ministro de Ambiente y Desarrollo Sostenible, Luis Gilberto Murillo, aseguró hoy en esta población que “el plan de contingencia y de respuesta a la emergencia causada por el atentado al oleoducto Caño Limón Coveñas funcionó muy bien y ya no tenemos la mancha de crudo”.

Luego del sobrevuelo a la quebrada La Cristalina, en el punto donde se dio el atentado, y una vez finalizó el Comité Técnico Ambiental que tuvo lugar en Tibú, Norte de Santander, el alto funcionario anunció que se continuará haciendo el monitoreo necesario.

“El presidente de la República dio órdenes precisas de hacer seguimiento en terreno y por eso desplazamos un grupo técnico y creamos una sala de crisis permanente en asocio con Ecopetrol, Corponor y las autoridades de la región para dar respuesta a la emergencia, señaló el ministro Murillo.

Detalló además que este domingo “recorrimos toda la cuenca del río Catatumbo y lo que hemos confirmado es que el plan de contingencia y de respuesta liderado por Ecopetrol funcionó muy bien, se ha hecho la limpieza total y esto es una buena noticia”.

Ante la posibilidad de que la mancha traspasara la frontera, el Ministro dijo que estuvo en diálogo permanente con su homólogo de Venezuela y con la Vicecanciller para establecer acciones preventivas.

Los graves daños

Según información preliminar, se ha afectado cerca de 700 familias, 300 predios y 2.500 hectáreas, por lo que se estableció la creación de una mesa de trabajo que pueda proveer soluciones. Las autoridades ambientales aseguraron que el derrame no afectó ninguna cuenca abastecedora de los acueductos de la región.

 “El país realmente ha aprendido mucho a responder a este tipo de acciones. Ya se atienden estas emergencias de manera inmediata y quisiera resaltar el liderazgo muy importante de Corponor durante la emergencia", afirmó el ministro Murillo y agregó que  la Corporación solicitó a la ANLA y a  Ecopetrol ajustar el plan de contingencia. Así mismo, destacó el apoyo por parte del Ejército.

Al respecto, Gregorio Angarita Lamk, director general de la Corporación Autónoma Regional de la Frontera Nororiental (Corponor), aseguró que el punto ubicado en La Gabarra fue efectivo, lo que permitió el control del derrame sobre el río Catatumbo.

“Bajo el liderazgo del Ministerio de Ambiente vamos a continuar con la evaluación de los impactos de la emergencia y las acciones de recuperación y restauración del ecosistema afectado. Tenemos el acompañamiento de las personas expertas en la materia por parte del Ministerio de Ambiente, el Viceministerio de Agua y Ecopetrol. Reiteramos la invitación a cesar estas acciones que dejan una afectación muy grande a nuestro medioambiente”, sostuvo Angarita Lamk.

Deforestación alarmante

Al final de la jornada en Tibú, el Ministro de Ambiente manifestó su preocupación por los niveles de deforestación en la cuenca alta del río Catatumbo: "Eso confirma la información que tenemos del Ideam, de que se ha aumentado sustancialmente la deforestación en esta región”.

Al respecto, el funcionario hizo un llamado para implementar programas de restauración y de reforestación en estas zonas, donde además se observaron refinerías ilegales que tienen un enorme impacto ambiental negativo y se constituyen en un riesgo para la población.

“No podemos seguir atentando contra la naturaleza, condenamos toda acción que ponga en riesgo el patrimonio natural del país. La naturaleza también debe ser sujeto de protección en este cese al fuego que se inicia con el ELN. El medioambiente también debe ser reparado”, concluyó  Murillo Urrutia.