En acción articulada entre la Policía Nacional  y miembros de la Red de Control al Tráfico de Fauna y Flora de Neiva fue rescatado un Flamenco Rosado (Phoenicopterus ruber), que era mantenido en cautiverio en un secadero de café ubicado en zona industrial del municipio de Palermo, Huila.

NEIVA.- Este tipo de ave, al igual que algunos loros y guacamayas, son atrapadas, traficadas y comercializadas por sus colores vivos y llamativos”, informó Carlos Andrés González Torres, Subdirector de Regulación y Calidad Ambiental de la CAM 

El rescate del Flamenco Rosado fue logrado gracias a la denuncia interpuesta por la comunidad a las autoridades policiales, quienes actuaron de inmediato.

El ejemplar fue remitido de manera inmediata en el Centro de Atención y Valoración de la CAM para su evaluación médica veterinaria y biológica por parte del personal técnico, quienes indicaron que se  trata de un ejemplar adulto con un peso de 3.1 kg que estaba en perfectas condiciones de salud. Sin embargo, la especie registra un alto grado de impronta y amansamiento como consecuencia de la convivencia y crianza por parte de sus secuestradores.

 “Por ahora el Flamenco Rosado se mantendrá en proceso de cuarentena y una vez termine esta etapa se ubicará en un área de mantenimiento donde se le realizará la valoración final para su disposición final”, manifestó González Torres, quien hizo un llamado a toda la ciudadanía para que de ninguna manera compre  ejemplares  ¨porque cada animal que sale de su hábitat contribuye a que se alteren los ecosistemas¨,dijo el funcionario.

El Flamenco Rosado es una especie que se concentra en los humedales costeros de los departamentos de Magdalena y La Guajira; actualmente se encuentra categorizada como vulnerable debido a que las poblaciones de esta especie  son presionadas fuertemente por los traficantes de fauna silvestre, la fragmentación  del hábitat y lo reducido de su extensión. 

El Flamenco se encuentra desde el nivel del mar hasta los 200 metros sobre el nivel del mar. Generalmente frecuenta lagunas y lagos pocos profundos, desde aguas dulces hasta aguas con alto contenido de carbonatos sódicos y potásicos. Estos cuerpos de agua pueden o no estar cerca del mar. Se alimentan de algas verdes, diatomeas, insectos, moluscos y una gran variedad de protozoos.