BOGOTÁ.- Rafael Antelo, Aminta Jáuregui, Orlando Feliciano, Fernando Trujillo, entre otros biólogos que adelantan campañas para recuperar especies en peligro en Colombia como el caimán del Orinoco, la tortuga marina, el oso de anteojos y los delfines rosados, serán los protagonistas de la serie “Héroes al rescate animal”, que será transmitida 

Según informó Juan Carlos Isaza, de la Fundación Natibo, la serie, que será transmitida por Animal Planet, a partir del próximo 5 de febrero, todos los domingos e las 9 p.m., consta de ocho interesantes capítulos en los cuales se conocerán las historias de verdaderos héroes que adelantan diferentes campañas y actividades para recuperar especies amenazadas o en peligro de extinción en Colombia.

Así, se conocerán historias como la del biólogo español, Rafael Antelo, quien asumió el reto de reintroducir al caimán del Orinoco a su hábitat natural, desde la fundación Palmarito, donde se desempeña como director científico.

El caimán del Orinoco es uno de los cocodrilos más grandes del mundo alcanzando hasta 7 metros de longitud. La explotación comercial de su piel lo llevó a un alto riesgo de extinción, considerándolo como uno de los doce vertebrados en peligro crítico según la lista roja de IUCN. Es una de las extinciones más rápidas que se ha dado en el continente americano.

Su caza se afincó a principios del siglo XX, momento en el que se comercializan sus pieles producto de una gran demanda internacional. Llegó a convertirse en la especie más cotizada en los mercados europeos, estadounidenses y japoneses.

En la serie también se conocerá el trabajo adelantado a favor de las tortugas marinas, por parte de la bióloga marina Aminta Jáuregui, de la Universidad Jorge Tadeo Lozano, quien en 1999 creó un programa de conservación de torguas y mamíferos marinos en el caribe colombiano..

El objetivo del programa es mitigar la alta mortalidad de tortugas marinas mediante procesos controlados de incubación, levante y posterior liberación de tortugas. Aminta trabajó por 9 años (1999 a 2008) en Buritaca, en el Parque Nacional Natural Tayrona, y por 6 años (de 2008 a 2014) en Mendihuaca, en la playa Don Diego. Desde ese entonces, ella enfoca su trabajo junto al acuario Mundo Marino y la Universidad Tadeo Lozano, en Santa Marta. Allí maneja el tortugario, un espacio donde su equipo cría las tortuguillas por un año, para después liberarlas.

El médico veterinario Orlando Feliciano, por su parte, busca liberar dos osos de anteojos en el Parque Nacional Natural Serranía de los Churumbelos. Estos ejemplares son rehabilitados en la Fundación Bioandina, que él dirige.

Feliciano lidera uno de los proyectos más importantes del país para la conservación de fauna silvestre de alta montaña, además de ser uno de los expertos de osos de anteojos en Colombia. Tiene dos CAV-R, (Centros de Atención, Valoración y Rehabilitación de fauna silvestre), uno en el municipio de Guasca, cerca de Chingaza, y otro en Mesitas del Colegio, Cundinamarca. Se encuentra liderando el proyecto para crear el Centro Nacional de Rehabilitación De Osos Andinos.

En la serie de History Planet, también se difundirán las experiencias de otros héroes ambientales como la bióloga norteamericana Sara Bennet, quien desde la Fundación Maikuchiga, logró desde hace más de diez años que la comunidad de Mocagua, en el resguardo indígena Tikuna, Amazonas, dejara de cazarlos.

Sin embargo, hoy, después de una década, los churucos aún no regresan a tierras del resguardo a cumplir sus valiosas labores ecológicas. Sara tiene el reto de lograr, en pocos meses, el compromiso general de los indígenas para que, entre ellos, lideren un programa serio de reintroducción de churucos en el resguardo. Necesita, además, buscar nuevos mecanismos de financiación para mantener en pie a su fundación.

Los micos Churucos cumplen con una función ecológica fundamental: la dispersión de semillas. Con esta actividad mantienen la diversidad y extensión de los bosques en donde habitan. Hay una cantidad de árboles cuyos frutos están encapsulados y debido a que los Churucos tienen mandíbulas muy grandes y fuertes, son los únicos que realmente pueden aprovecharlos. Casi toda una familia de plantas importantes en el bosque depende de los Churucos para su dispersión. Donde hay una buena población de Churucos es muy probable que el bosque esté en buen estado; donde han desaparecido, es muy probable que el bosque pierda su diversidad.

Hugo Mantilla-Meluk, por su parte, se enfrenta a un ambicioso reto: lograr que el Centro del Chocó se declare como zona de prioridad de conservación para los murciélagos. Y es que, luego de 19 años dedicado al estudio de estas especies, sus investigaciones han llegado a demostrar que el Chocó Biogeográfico es la zona más rica en murciélagos en el hemisferio occidental.

Su reto le implica ir al lugar en busca de recopilar toda la evidencia necesaria, y trabajar de la mano con el grupo de estudios de la Universidad Tecnológica del Chocó. Conjuga su reto con su labor como docente en la Universidad del Quindío, donde dirige diversos trabajos de investigación, y promueve el Festival del Murciélago, iniciativa creada por la Fundación Montaña Viva, para concientizar a la población sobre la importancia de proteger estos animales y liberarlos de su mala fama.

El biólogo marino y doctor en Zoología Fernando Trujillo, director de la fundación Omacha, entre tanto está convencido de que salvar a los delfines rosados es salvar al Amazonas y a muchas vidas humanas. El delfín rosado es usado en Brasil y Perú como carnada para pescar Mota, un pez carroñero contaminado con mercurio. El 70% del pescado que se ofrece en el comercio de Colombia como Viudo de Capaz o Capacete es en realidad Mota, constituyendo un serio problema de salud pública. Fernando se enfrenta ahora a un reto titánico: lograr que en los próximos meses el gobierno colombiano prohíba la comercialización de Mota en el país. Su incansable labor pone en evidencia un problema mucho más abrumador y global: los efectos de la minería ilegal y el degradado estado del Amazonas, el pulmón del mundo.

La licenciada en Biologìa, María Martha Torres Martínez, a su turno, tiene el reto de sensibilizar a la comunidad ribereña de Casanare y Vichada sobre el consumo responsable de tortuga de río.

El primer paso es liberar 1.500 tortuguillos en un recorrido en barco o falca por el río Meta mientras realiza talleres de concientización a niños y pobladores locales. El éxito del proyecto estará representado en encontrar en esas playas, ocho meses después, un mayor número de nidadas de tortuga que hayan sido cuidadas por los pobladores locales y que puedan ser trasladadas al Bioparque Wisirare para su cuidado. María debe enfrentar un aumento evidente en el consumo de tortuga de río en Orocué y esforzarse por sensibilizar a los pobladores sobre el consumo responsable de tortugas, especialmente al aproximarse Semana Santa, época en la que tradicionalmente este consumo se dispara aún más.

La tortugas cumplen un papel muy importante para el bienestar de los ríos en los que habitan. Contribuyen a la remoción del suelo, al movimiento de troncos, al flujo de nutrientes y a la dispersión de semillas.

Diego Zárrate, coordinador científico de la Fundación ProCAT, tiene el reto de investigar los sucesos, encontrar alternativas para promover una convivencia pacífica con el jaguar en la zona y brindar a los campesinos la ayuda y la orientación necesaria para que en cuatro meses no maten ni un solo jaguar más en el sector.

NUEVA YORK.- Las temperaturas de la superficie de la Tierra en 2016 fueron las más altas desde que se comenzaron a hacer registros en 1880, según los análisis realizados por la NASA y la Administración Nacional Oceánica y Atmosférica (NOAA), respectivamente.

BOGOTÁ.- Dando cumplimiento a la sentencia de la Corte Constitucional, el Ministerio de Ambiente y Desarrollo sostenible (MADS) expidió la Resolución 1766 d 2016, a través de la cual define usos de preservación, restauración y actividades permitidas, condicionadas y prohibidas en la Reserva Forestal Protectora Bosque Oriental de Bogotá.

BOGOTÁ, D.C..- Pese a los argumentos de la Secretaría de Ambiente Distrital, para determinar la eutanasia de 40 especies marinas incautadas en un centro comercial, director de la Autoridad Nacional Acuícola y Pesquera (Aunap), señala que esa debió ser la última opción.

Otto Polanco, director de Aunap, señaló que aunque el caso ocurrido en un exclusivo centro comercial del centro de Bogotá no es competencia de la entidad a su cargo, considera la última opción que debe contemplar un biólogo es el sacrificio de especies.

De acuerdo con información oficial de la Secretaría Distrital de Ambiente, los peces incautados en el centro comercial Atlantis Plaza habían sido traídos ilegalmente del Océano Índico, las Islas Fiji, China y Australia, entre otros.

Entre las especies recuperadas figuraban peces cirujanos, payasos, cardenal, mandarín y dragón (procedente de Indonesia), así como camarones limpiadores, corales, anémonas, cangrejos y una estrella de mar, entre otros. Además, se encontró un aproximado de 50 kilogramos de coral muerto, según el reporte oficial.

Desde el punto de vista de la autoridad ambiental del Distrito Capital, la tenencia de estos animales sin permisos vulnera el Convenio de Naciones Unidas sobre la Diversidad Biológica, por lo cual la Subdirección de Silvicultura, Flora y Fauna procedió a su incautación y traslado al Centro de Flora y Fauna Silvestre garantizando el bienestar de los animales.

Teniendo en cuenta todas las consideraciones relacionadas con los riesgos que implica para la biodiversidad nacional la presencia de estas especies, la Subdirección de Silvicultura, Flora y Fauna aseguró que “se vio en la obligación de proceder al sacrificio de dichas especies, aplicando técnicas humanitarias e indoloras y contando en todo momento con la asesoría de biólogos expertos en la materia (http://www.ambientebogota.gov.co/web/sda/historial-de-noticias)

Por su parte, el gerente del centro comercial Atlantis, Paulo José Lara, lamentó el sacrificio de los animales y sostuvo que estos eran mantenidos bajo estrictos estándares de calidad, garantizando el bienestar de las especies que se encontraban en cautiverio

Para Otto Polanco, director de la AUNAP, estas especies se hubieran podido salvar a través de organizaciones como el Parque Explora, el cual tiene las condiciones para atender este tipo de especies.

El funcionario explicó que más que especies invasoras, los peces incautados se denominan especies exóticas. “Pienso que el acuario se debía haber mantenido mientras se tomaba una decisión más de fondo”, sentenció el directivo a W Radio.

BOGOTÁ.- Ocho especies colombianas de rayas de agua dulce, exclusivas de Suramérica, fueron incluidas en la categoría menos restrictiva de la Convención sobre Comercio Internacional de Especies Amenazadas de Fauna y Flora Silvestres (CITES), según informó el Instituto Alexander von Humboldt.

BOGOTÁ.- Después de dos licitaciones, Parques Nacionales Naturales de Colombia adjudicó el contrato de prestación de servicios ecoturísticos del Parque Nacional Natural Gorgona por cuatro años, a la empresa Unión Temporal Concesión PNN Gorgona.

Tal contrato tiene como objetivo “concesionar el derecho de operar, explotar y prestar, por su cuenta y riesgo, los servicios ecoturísticos y la infraestructura física existente en el área protegida, en los términos, condiciones y calidades exigidas en el pliego de condiciones”.

Se espera que este nuevo contrato de prestación de servicios ecoturísticos entre en marcha a finales de enero de 2017.

La concesión tendrá importantes elementos que permitirán la vinculación de la comunidad local y regional a partir de iniciativas de emprendimiento de organizaciones y de particulares que generarán un beneficio a las comunidades locales que se encuentran en la zona de influencia del Parque.

Este plan de vinculación a la comunidad estará acompañado por Parques Nacionales Naturales, con el fin de articular acciones y trabajos que se vienen adelantado desde hace algunos años entre el Parque Nacional Natural Gorgona y las comunidades locales.

En la concesión otorgada se trabajará el diseño y puesta en marcha de un programa de ecoturismo, de la mano con las administraciones municipales de la zona, la Gobernación del Cauca, Cámara de Comercio de Popayán, Fontur, el sector académico, algunas ONG, entre otros, que permitan dinamizar la actividad en la región con propuestas que beneficien a los municipios cercanos y a las organizaciones comunitarias de la zona.

La Unión Temporal Concesión Parque Nacional Natural Gorgona está representada por John Janio Álvarez, quién cuenta con experiencia amplia y suficiente en servicios de ecoturismo como operador de distintos hoteles ubicados en inmediaciones del Parque Nacional Natural Uramba Bahía Málaga, también en el Pacífico colombiano.

Actualmente, Parques Nacionales Naturales de Colombia y la Unión Temporal Concesión Parque Nacional Natural Gorgona, adelantan un proceso de perfeccionamiento del contrato y de los trámites legales necesarios para la suscripción del mismo, con miras al inicio de actividades previsto para comienzos de 2017.

BOGOTÁ, D.C.- Las zonas con mayor concentración de contaminación atmosférica en el país son la capital del país, junto con los municipios de Valle del Aburrá en Antioquia y Ráquira, en Boyacá, según el Informe entregado por el IDEAM, correspondiente al período entre el 2011 y el 2015.

“En Colombia tenemos alrededor de 5.000 muertes atribuibles a la calidad del aire, lo que nos demuestra que la gestión de este recurso, vital para nuestra supervivencia, debe liderar las agendas de las instituciones y de distintos sectores. Tener un aire de calidad es una responsabilidad de todos, por eso impulsaremos campañas que generen una conciencia ambiental sobre nuestros hábitos”, dijo al respecto, el ministro de Ambiente y Desarrollo Sostenible )MADS), Luis Gilberto Murillo.

Se calcula que en términos económicos, los altos índices de contaminación del aire le cuestan al país cerca del 1.1% del producto interno bruto (PIB).

El documento presenta la evolución en el comportamiento de estos contaminantes durante el período de estudio para cada una de las autoridades ambientales analizadas. A diciembre de 2015 el país contaba con 163 estaciones de monitoreo de la calidad del aire, pertenecientes a 21 autoridades ambientales a nivel nacional. De estas estaciones el 67% corresponde a estaciones manuales o semiautomáticas y el 31% a estaciones automáticas.

Las cifras del IDEAM son el resultado del monitoreo de la calidad del aire a nivel nacional a través de 21 Sistemas de Vigilancia de la Calidad del Aire (SVCA) administrados por las Corporaciones Autónomas Regionales y las Autoridades Ambientales de los grandes centros urbanos, según indicó su director Omar Franco, durante la presentación del informe en compañía de los ministros de Ambiente, Luis Gilberto Murillo, y de Salud y Protección Social, Alejandro Gaviria.

El titular de la cartera de Ambiente dijo que “conocer el estado de la calidad del aire en Colombia es fundamental para determinar las zonas del país en las cuales hay mayor potencial de afectación a la salud humana y cuáles son los contaminantes cuyas concentraciones superan los niveles máximos permisibles establecidos.

Los contaminantes que se monitorean en el país corresponden a las partículas suspendidas totales (PST), las de un tamaño menor a diez micras (PM10), las de tamaño menor a 2.5 micras (PM2.5), el dióxido de azufre, el dióxido de nitrógeno, el ozono y el monóxido de carbono.

“Desde el Ministerio de Ambiente tenemos la tarea de actualizar la Resolución 610 de 2010 sobre monitoreo de contaminantes, así como la infraestructura del sistema de monitoreo de calidad de aire, que es manual”, concluyó el Ministro Murillo.

En meses pasados, el Ministerio de Ambiente, la Agencia Presidencial de Cooperación Internacional de Colombia, APC-Colombia y la Agencia de Cooperación Internacional de Corea, Koica en Colombia pusieron en marcha el proyecto ‘Fortalecimiento de los sistemas de vigilancia de la calidad del aire y de las capacidades técnicas e institucionales para la gestión integral de la calidad del aire en Colombia’, el cual consiste en la inversión de aproximadamente cinco millones de dólares en la instalación y puesta en funcionamiento de estaciones meteorológicas móviles y fijas para la medición de la calidad del aire, cuya medición se tomará desde tres puntos estratégicos de la geografía nacional: Boyacá, Atlántico y Magdalena.

La iniciativa busca fortalecer la capacidad técnica y operativa de las autoridades ambientales, a la hora de establecer políticas públicas para mejorar la calidad de vida a partir del mejoramiento del medioambiente.