Los principales emisores de estos contaminantes son las fuentes móviles -sector transporte-, del cual provienen más del 80% de partículas finas, y las fuentes fijas -industria.

 

BOGOTÁ D.C.- Con estándares más estrictos de medición, el Ministerio de Ambiente y Desarrollo Sostenible presentó la nueva norma de calidad del aire, que plantea las acciones que se deben tomar desde el Gobierno Nacional para alcanzar niveles adecuados que permitan proteger la salud de los colombianos.

La evidencia científica advierte sobre los efectos adversos que estas partículas finas causan sobre la salud, afectando el sistema respiratorio y cardiovascular.

Para el Departamento Nacional de Planeación (DNP) los costos asociados a la contaminación del aire urbano se estiman en $15,4 billones de pesos (1,93% del PIB de 2015) asociados a 10.527 muertes y 67,8 millones de síntomas y enfermedades.

Según el Ministro de Ambiente y Desarrollo Sostenible, Luis Gilberto Murillo, “esta nueva norma es de la mayor importancia para el país, porque estamos endureciendo los estándares de calidad del aire en todo el territorio nacional para salvar vidas y disminuir el costo de la contaminación atmosférica en la salud, sobre todo de niños, adolescentes, mujeres y personas de la tercera edad.

Así mismo resaltó la importancia de repensar las prioridades de la planeación urbana, las cuales deben ir enfocadas en procesos productivos amigables con el ambiente, como son la implementación de energías renovables, renovación del parque automotor y la conversión de industria, entre otras acciones, para disminuir la contaminación del aire, además cumplir con los Objetivos de Desarrollo Sostenible y contribuir a la reducción de las emisiones de Gases Efecto Invernadero para el cumplimiento del Acuerdo de Paris.

Adicionalmente, el Instituto de Hidrología, Meteorología y Estudios Ambientales (IDEAM) presentó el cuarto Informe del Estado de la Calidad del Aire en Colombia, en el cual se presenta y analiza el comportamiento, efectos y la distribución espacial y temporal de los contaminantes atmosféricos evaluados a nivel nacional durante el año 2016, así como el mejoramiento de la calidad de aire que se ha presentado en algunas regiones del país.

El contaminante más monitoreado continúa siendo el material particulado menor a diez micras PM10 identificado en 139 estaciones de monitoreo, seguido del material particulado menor a 2.5 micras PM2.5 en 47 estaciones.

Con respecto a los gases, el ozono ocupa el primer lugar con 44 estaciones, seguido del dióxido de nitrógeno con 37 estaciones y el dióxido de azufre con 31.

Las mayores concentraciones de PM10 se presentaron en las estaciones Colegio- Ráquira, Acopi- Yumbo, Carvajal – Sevillana y Museo de Antioquia en Medellín. Para PM2.5las mayores concentraciones se presentaron en las estaciones Tráfico Sur, Museo de Antioquia, Corporación Lasallista y Universidad Nacional Núcleo El Volador en la Jurisdicción del AMVA y la estación Kennedy de la SDA.

A diciembre de 2016 el país contaba con 159 estaciones de monitoreo, pertenecientes a 23 Sistemas de Vigilancia de la Calidad del Aire, que cubren 72 municipios de 19 departamentos del territorio nacional. Sin embargo, el gran reto es diseñar e implementar los Sistemas de Vigilancia para 11 municipios cuya población supera los 150.000 habitantes y que deberían contar con monitoreo permanente.

Es de recordar que el Ministerio de Ambiente y Desarrollo Sostenible desde hace dos años comenzó el proceso de construcción de la nueva Norma Nacional de Calidad del Aire (Resolución 2254 de 2017), la cual de forma progresiva y con un horizonte de tiempo a 2030, establece niveles máximos permisibles más estrictos de los contaminantes que afectan la salud en los centros urbanos, principalmente las partículas finas PM10 y PM2.5.

En este proceso de construcción, participaron autoridades ambientales, ministerios, expertos internacionales, colectivos ciudadanos, académicos y representantes de la industria mediante diferentes espacios de diálogo y consulta pública.

“Seguimos trabajando y apoyando otras iniciativas con relación a la calidad del aire como la formulación del documento Conpes, la implementación de la Política de Prevención y Control de la Contaminación del Aire, la actualización de los instrumentos técnicos y normativos en materia de calidad del aire y emisiones, así como la implementación de estrategias de innovación y participación ciudadana que puede contribuir con gestos cotidianos como el uso de medios activos de transporte (caminar, usar la bicicleta) o realizar adecuados mantenimientos a los vehículos, entre otras acciones”, explicó el Ministro Murillo.


Adicionalmente, el Ministerio de Ambiente plantea una tasa retributiva por emisiones contaminantes que busca que, en aquellas ciudades donde hay problemas de contaminación, se generen unos instrumentos económicos para aplicar a las fuentes altamente contaminantes, permitiendo así recolectar recursos económicos para la implementación de las mismas políticas y planes de descontaminación.