Campesinos de esta región del Meta se sienten engañados y abandonados por el Gobierno nacional, que a travès del programa Siembra Colombia, los indujo a aumentar sus hectáreas de cultivos y hoy se encuentran endeudados y sin posibilidades de comercializar sus productos.

VILLAVICENCIO.-  El programa Colombia Siembra, lanzado por el Ministerio de Agricultura, llevó a los agricultores a sembrar más, a través de créditos, pero no contempló la comercialización de las nuevas cosechas, lo que tiene al borde de la quiebra a las comunidades cultivadoras.

Así lo denunció Aristides Rodríguez, directivo de la Asociación de agricultores y ganaderos del Meta (Agameta) y vocero del gremio Agua y Alimentos, quien asegura que el gobierno tampoco ha impulsado una política pública para el desarrollo del sector.

Según los campesinos de la región del Ariari, actualmente es más alta la inversión y el sacrificio que se hace para el desarrollo de los cultivos y su transporte, que el precio del producto en el mercado final. La canastilla de plátano, por ejemplo, está a 7.000 pesos; la guayaba la están regalando, porque la caja la están pagando a mil pesos;  por una bolsa de yuca de 30 kilos pagan apenas $5.000; la carga de arroz blanco está  a 70 mil pesos y así sucesivamente. 

Por lo anterior, dicho gremio le ha pedido al Ministerio de Agricultura la compra masiva de sus cosechas, ya que muchos de los productores no son dueños de fincas y sus cultivos están en arriendo, por lo que prefieren arrasarlos y perder su trabajo en lugar de pagar otro año de alquiler.

“Con tanta hambre que hay en la Guajira y en otras regiones del país y en el Ariari se están perdiendo los productos porque no hay cómo sacarlos de la región”, advierten.

Los agricultores expresan que se encuentran solos y endeudados, pues llevan siete años pidiendo ayuda estatal, han recurrido a las comisiones quintas de Cámara y Senado, pero nada. “Se comprometen a apoyar al sector agropecuario pero no cumplen”, dicen los campesinos, quienes advierten un fracaso total del programa Colombia Siembra. “Cuando salen las cosechas no hay quien compre, perdimos los productos, el trabajo y quedamos endeudados”.

“Como no hubo una planeación seria de comercialización de productos se vuelve peor la cura que la enfermedad. Se necesitan procesos de agroindustria pero el gobierno hace oídos sordos cuando se piden recursos para transformar la situación y sí se gastan excesivas cuantías en consultas políticas y haciendo centros de acopio con infraestructura a medias, mal hechas, sin agua potable y sin energía”, denunció el líder campesino de Agameta.

La zona del Ariari comprende 16 municipios de las regiones Alto, Medio y Bajo, del río Ariari en el Meta. En la zona del Ariari y el Área de Manejo Especial de la Macarena –AMEM es donde se encuentran la Orinoquía, la región Andina y la Amazonía. En la actualidad, esa región es la despensa que suministra el 35% de la comida de los colombianos.

Los agricultores del Ariari reclaman que se debe pensar en un programa de gobierno para que el campo verdaderamente florezca y el país crezca económicamente, pero cuestionan que, desafortunadamente, el Gobierno le está apuntando a la locomotora minera y a la explotación del petróleo. "Nosotros no somos un país petrolero y el daño que se pretende hacer por la vía de la explotación es muy grande, comparado con el poco beneficio que eso genera".

En relación con el programa Siembra Colombia, señalan que “como no hubo una planeación seria de comercialización de productos se vuelve peor la cura que la enfermedad".

Al respecto, consideran que se necesitan procesos de agroindustria, pero el gobierno hace oídos sordos cuando se piden recursos para transformar la situación y sí se gastan excesivas cuantías en consultas políticas y haciendo centros de acopio con infraestructura a medias, mal hechas, sin agua potable y sin energía”, denunció Aristides Rodríguez.