Comisión VII del Senado aprobó en primer debate el Proyecto de Ley “Ana Cecilia Niño”, que busca prohibir en Colombia el uso de todas las variedades de asbesto, por sus daños nocivos para la salud. Organizaciones ambientales aplauden acto legislativo.

 

BOGOTÁ D.C.- El miércoles fue un día histórico para la salud de los colombianos, por primera vez en ocho oportunidades, el proyecto de ley que prohíbe el uso del asbesto "Ley Ana Cecilia Niño" fue aprobado en primer debate. 

“Hoy la Comisión Séptima de Senado dio un paso muy importante a favor de la vida, al decirle si a esta iniciativa que tiene por objeto garantizar la salud de los colombianos", afirmó la senadora conservadora Nadia Blel

El asbesto, material presente en diferentes productos de uso cotidiano, cobra la vida en Colombia de más de 1.744 personas por cáncer de pulmón en los últimos cinco años y más de 250 personas por mesotelioma, de acuerdo con cifras del Instituto Nacional de Cancerología. 

El proyecto contempla un periodo de transición de cinco años para que la industria adapte sus procesos a tecnologías más limpias y establece que el Ministerio de Trabajo deberá desarrollar un plan de adaptación laboral para los trabajadores que hoy se desempeñan en estas industrias. 

La iniciativa contempla además sanciones que van desde los 100 hasta los 5.000 mil salarios mínimos por el uso de asbesto, así como sanciones penales y administrativas.

El proyecto contó con los conceptos favorables de los Ministerios de Salud, Trabajo, Ambiente e Interior, cuyos voceros se hicieron presentes para respaldar la iniciativa.

Con nueve votos a favor de los senadores del Partido Conservador, Verde, la U, Liberal, Mais, Polo y Centro Democratico, el proyecto hace tránsito a segundo debate.

"Ya son más de 56 países los que han prohibido esta fibra silenciosa y mortal y Colombia no va ser la excepción”, dijo la senadora Nadia Blel.

Triunfo para la salud

La aprobación en primer debate del proyecto de ley en la Comisión Séptima del Senado fue considerada por organizaciones médicas, científicas y ONG ambientalistas, encabezadas por Greenpeace, como el ¨primer triunfo para la salud de los colombianos¨.

Al conocer la notica, Silvia Gómez, coordinadora de Greenpeace en Colombia, dijo que “se trata de una decisión histórica que salvará la vida de cientos de colombianos. Es un paso importante, pero no definitivo. Por eso es que desde Greenpeace, junto a miles de colombianos y otras organizaciones médicas y científicas, seguiremos batallando para que Colombia se libere de manera definitiva del asbesto”, aseguró.

La exitosa iniciativa legal –presentada tras siete intentos anteriores que nunca prosperaron ha sido ampliamente acogida por la ciudadanía y diferentes instancias médicas y científicas, las que manifestaron su apoyo a la idea de que Colombia, finalmente, se sume a la creciente lista de países del mundo que han prohibido el asbesto debido a las severas y fatales consecuencias para salud que genera la tóxica sustancia.

Sin embargo, pese al transversal apoyo que había generado la iniciativa, el fuerte lobby ejercido por empresas como Eternit puso en duda la iniciativa, pese a la abrumadora evidencia científica en contra y al hecho de que el asbesto sea responsable directo de la muerte de más de 300 colombianos cada año.