El animal, que debió ser intervenido por una fractura en su colmillo derecho, fue operado este sábado 11 de noviembre en el Zoológico de Barranquilla, por los especialistas extranjeros Carlos Sánchez y Barron Hall.

 

BARRANQUILLA.- Luego de tres horas de una intervención odontológica, el elefante africano que habita en el Zoológico de Barranquilla goza nuevamente de una excelente salud dental. El animal, que debió ser intervenido por una fractura en su colmillo derecho, fue operado este 11 de noviembre en las instalaciones del Zoo por los especialistas extranjeros Carlos Sánchez y Barron Hall, quienes también participaron en una cirugía similar practicada al animal en 2012.

Según informa el zoológico, además de Sánchez y Hall, profesionales con gran trayectoria en el tratamiento de animales silvestres, participaron los odontólogos colombianos Ana María Erazo y William González, médicos de humanos que una vez más donaron sus conocimientos al servicio de los animales en el Zoológico de Barranquilla, como lo hacen desde 17 años.

Asimismo, el procedimiento involucró a casi 30 personas entre veterinarios, biólogos, cuidadores, zootecnistas y otros colaboradores del Zoológico de Barranquilla; todos amantes de la naturaleza y de este gran animal que ha acompañado a los barranquilleros desde 1991.

El procedimiento inició a las 7:30 am con la aplicación de la anestesia y continuó con el examen e intervención del colmillo fracturado, que consistió en una limpieza profunda del canal infectado y el relleno de este espacio para evitar que vuelva a contaminarse.

Aunque existían riesgos por la edad del animal, los medicamentos y los inherentes a toda cirugía, el elefante respondió exitosamente al tratamiento, que fue planeado a partir de cada detalle y resultado de su intervención de 2012. En adición a los cuidados previos, estará en observación por algunas semanas.

La Fundación Botánica y Zoológica de Barranquilla agradece a las cerca de 100 personas que aportaron el 20% del costo de la operación través de la plataforma de donación La Vaquinha, así como a quienes se acercaron hasta nuestras instalaciones para este mismo fin. Sin ellos y sin los aportes de Grúas Maniobras y Montajes SAS, Transquiroga Ltda., Basic Farm, Súper Tiendas Olímpica, 3M, Acesco, AMI, Carnaval de Barranquilla, Copa Airlines, Equinorte, Fort Worth Zoo, Hotel Estelar Alto Prado, Imagen Digital, San Diego Zoo, Digiprint, Ariel Mendoza Duarte, Medical Health Center S.A.S., Transporte Sánchez Polo y Sociedad Portuaria de Barranquilla, así como la gestión y recursos de la Fundación, no hubiera sido posible llevar a cabo este crucial procedimiento, señaron los directivos.

Este elefante llegó al Zoológico en abril de 1991, cuando fue decomisado por la Dirección Nacional de Estupefacientes en una hacienda al norte del Departamento del Atlántico, perteneciente a los narcotraficantes conocidos como Los Hermanos Ochoa, quienes lo trajeron al país por medio del tráfico ilegal de especies. Desde su llegada, el elefante se convirtió en uno de los animales más queridos por nuestros visitantes, quienes, incluso, lo escogieron como alcalde del Zoo en 2007, en el marco de las Zooelecciones, que realiza la Fundación cada año con niños y niñas, para acercarlos a la democracia.