Bogotá, marzo de 2010.- Con la construcción de un puerto comercial en Bahía Málaga estarían en peligro cerca de 254 especies de moluscos, 240 de peces marinos y/o estuarinos (peces frecuentes en cuerpos de agua donde la desembocadura de un río se abre a un ecosistema marino), 107 de aves, 37 de algas, 30 de mamíferos costeros y 12 de mamíferos acuáticos.

LAS CATASTROFES QUE VIENEN - Por: MAX HENRIQUEZ DAZA - Francia

Mientras que los seudo-científicos y escépticos del cambio climático se jactan de haber acabado con la supuesta “farsa del calentamiento global” , así como los antiuribistas de haber “sacado a Uribe” del gobierno, quedan dudas de una y otra cosa por las evidencias que se están presentando y las que vienen después.

Este convenio redundará en beneficio del ejercicio de las funciones preventivas y de control de gestión a cargo de la Procuraduría, atinentes a la protección y defensa de los bienes de uso público, tales como la franja litoral y los terrenos de bajamar.

Hace cinco años, un equipo conformado por gente visionaria altamente competente, y dirigido por la Directora de la Unidad de Parques Nacionales, Julia Miranda, estudiaba modelos y esquemas que permitieran conservar con mejores resul-tados los Parques Nacionales Naturales. Los obstáculos a superar eran numerosos:

Catorce proyectos de investigación sobre el cambio climático y la agricultura serán cofinanciados con recursos estatales por más de $5.000 millones de pesos, según lo dio a conocer el jefe de la cartera agropecuaria, Andrés Fernández Acosta.

Washington, D.C. (ConCienciaNews) -- Hoy se habla de residuos electrónicos y organizaciones enfocadas en investigar y proporcionar soluciones a un gran problema: ?cómo reciclarlos?

A medida que va subiendo la temperatura del debate mundial en torno a las medidas que deben tomarse para frenar el calentamiento global surgen nuevos escenarios de discusión. Se buscan iniciativas, alternativas, modelos de producción limpia, compromisos para mejorar la calidad ambiental del planeta, para buscarle salida a la alta emisión de gases efecto invernadero. Colombia, a pesar de ser uno de los países en vía de desarrollo que aún mantiene un bajo nivel de emisiones de gases efecto invernadero “0.33%-, no puede ser ajeno al compromiso del Tratado de Kyoto firmado en 1997, el cual establece el control de por lo menos 5% de las emisiones de gases efecto invernadero.