Strict Standards: Only variables should be assigned by reference in /home/revistaecoguia/public_html/templates/ecoguia/html/com_content/article/default.php on line 37

El alarmante volumen de lluvias descargadas por la tormenta tropical Harvey, a su paso por Texas, en Estados Unidos, probablemente está relacionada con el cambio climático, advierte la Organización Meteorológica Mundial (OMM), aunque aclara que todavía falta mucho por investigar sobre el tema.

 

El cambio climático significa que cuando hay un evento como Harvey, es probable que la cantidad de lluvia vaya a ser mayor de lo que hubiera sido en otras circunstancias, sostiene Clare Nullis, vocera de la OMM.

El cambio climático aumenta muy probablemente las lluvias asociadas, señaló la experta, quien manifestó que en algunas zonas el nivel de lluvia podría llegar a los 1,2 metros, lo que ha llevado al Servicio Meteorológico Nacional estadounidense a introducir un nuevo color en sus gráficos para hacer referencia a esta situación.

La señora Nullis explica que el cambio climático no causa ciclones tropicales, siempre han estado ahí, por lo que afirma que la relación entre el cambio climático y la frecuencia de huracanes y ciclones tropicales aun no está clara y que hay mucho que investigar en este campo.

Harvey es el huracán más potente que ha pisado Texas en los últimos 50 años. Según lo recuerda el Servicio Nacional de Meteorología, el único precedente es Carla, que destruyó alrededor de 1.900 viviendas y la infraestructura de mil empresas en 1961.

El fenómeno natural, que continúa activo como tormenta tropical, ha provocado grandes inundaciones en Texas que han dejado al menos nueve víctimas mortales y han obligado a evacuar a cientos de personas.

Houston, la cuarta ciudad más poblada de Estados Unidos, ha quedado completamente paralizada. Cientos de policías utilizan helicópteros, barcos y camiones cisterna para rescatar a las personas que se han quedado atrapadas por cuenta de la catástrofe, por lo que no se descarta que el número de víctimas aumente.

Entre los últimos casos, se conoció el de una familia integradas por dos adultos y cuatro niños, que se habría ahogado después de que las inundaciones arrasaran con la furgoneta en la que viajaban, según informaron las autoridades locales.

Además de las tareas de ayuda de las autoridades y la Policía, que ya se preparan para acoger a unas 30.000 personas en refugios ante la imposibilidad de volver a sus hogares, los civiles estadounidenses también se han movilizado para combatir el desastre, señaló un reporte publicado en el portal EcoAvant.