La fotógrafa de Roatán, Caroline Power, compartió en la red de Facebook imágenes tomadas cerca de la isla caribeña, en Honduras, denunciando un  verdadero mar de plástico. Según el grupo Blue Planet Society, esta basura podría provenir del río Montagua en Guatemala.

Indígenas y afroguajiros viajaron desde el caluroso sur de la Guajira a Bogotá, con el fin de entregarle una múcura llena de agua del arroyo Bruno a los magistrados de la Corte Constitucional colombiana, con el objetivo de buscar la protección de este importante recurso natural para su comunidad, que se ve seriamente amenazado por la minería del carbón.

Esta especie de molusco que genera riesgos a la salud humana, produce daños agrícolas y ecológicos, se activa en temporada de lluvias. La propuesta es generar campañas de aseo, limpieza y recolección, tanto de escombros como de hojarascas y caracoles.

Alcaldía Mayor de Bogotá, CAR y gobernación de Cundinamarca, firman acuerdo del cierre financiero para la construcción de la planta de tratamiento de aguas residuales Canoas, con la cual se garantizaría el tratamiento del 100% de las aguas residuales. La obra entraría en funcionamiento en 2024.

Los primates tití del Caquetá (Callicebus caquetensis) y el mono churuco colombiano (Lagothrix lugens), las ranas marsupial (Hemiphractus fasciatus) y de cristal (Nymphargus chami), así como el paujil piquiazul y el águila arpía, el tapir o danta, son algunas de las especies que podrían verse afectadas por la deforestación en Colombia.

El alarmante volumen de lluvias descargadas por la tormenta tropical Harvey, a su paso por Texas, en Estados Unidos, probablemente está relacionada con el cambio climático, advierte la Organización Meteorológica Mundial (OMM), aunque aclara que todavía falta mucho por investigar sobre el tema.

BOGOTÁ D.C.- En este primer trimestre de 2017 se detectaron ocho núcleos activos, donde se concentran las Alertas Tempranas de Deforestación en Colombia, asociados principalmente al arco de la deforestación en el noroccidente de la Amazonía, Norte de Santander, Nudo de Paramillo y Chocó. Ampliación de la frontera agrícola, ganadería, infraestructura vial y cultivos ilícitos, siguen siendo las principales causas de la pérdida de bosques en zonas de alta importancia ecológica.