Esta especie es uno de los tiburones más vulnerables y valiosos de las pesquerías de alta mar, según lo advierte la ONG ambiental Shark Trust. En algunas ocasiones, los han utilizado para hacer fish and chips, el plato típico de Reino Unido.

 

LONDRES.- Varias organizaciones del Reino Unido han pedido que se proteja esta especie después de que un estudio, conducido por la Comisión para la Conservación de los Atunes del Atlántico (ICCAT), haya evaluado sus poblaciones.

Según la ONG Shark Trust las poblaciones del tiburón mako, el marrajo común, en el Atlántico Norte están desapareciendo por capturas sin límite por parte de los principales países que pescan esta especie, en particular, España, Portugal y Marruecos. Tanto estos países, como el resto, deben comenzar ya a reparar el daño a las poblaciones de mako mediante un acuerdo a través del ICCAT –en principio, por la pesca fortuita– para prohibir la retención, el transbordo y los desembarques, como ya ha hecho con el tiburón blanco, advierte esta organización.

La presidenta de Shark Advocates International (un proyecto de The Ocean Foundation), Sonja Fordham, considera que ante esta situación es necesario y urgente la prohibición total de pesca del mako. Para las organizaciones conservacionistas, del estudio se desprende que el tiburón mako tiene un 50% de opciones de recuperarse si se deja de pescar durante 20 años.

Además, también han señalado que los ejemplares pescados y liberados vivos tienen un 70% de posibilidades de sobrevivir a la captura, lo que significa que la prohibir la retención podría ser una medida eficaz de conservación. El objetivo de estas organizaciones es presentar una propuesta de protección sobre la especie en la reunión anual de ICCAT en Marrakech (Marruecos), el próximo mes de noviembre.

El director de investigaciones y expediciones de Oceana Europe, que acaba de volver de una expedición por el Mar del Norte, ha confirmado que una de las especies más explotadas en esa área son los tiburones. "Los tiburones se pescan y comercializan bastante, porque hay muchos tipos diferentes, señaló por su parte, el director de investigaciones y expediciones de Oceana Europe.

Afirmó igualmente que en algunas ocasiones, se han usado para hacer fish and chips, el plato típico de Reino Unido, mientras que en España, por ejemplo, durante un tiempo se vendieron filetes de emperador, de pez espada, que en realidad eran tiburones o el cazón, otra especie de tiburón.

Se trata de especies que son capturadas en otras pesquerías de forma accidental y que después se tiran por la borda, según el vocero de la citada organización Esto ha incidido en que las artes de pesca arrastran a las especies más grandes, que no pueden huir por los agujeros de las mallas.

El portal de noticias ambientale Ecoavant, informó que con los datos de la expedición la ONG Oceana Europe elaborará un informe para las administraciones públicas competentes, con el fin de que se instauren más medidas de protección, como la ampliación de las reservas marinas en el Mar del Norte, que es uno de los que tiene mayor valor comercial, por la pesca.