Durante el último siglo y medio se ha extinguido el 92% de la masa glaciar de la Sierra Nevada de Santa Marta. En el área andina, durante los últimos 50 años, los glaciares tropicales de Colombia, Ecuador, Perú y Bolivia, han retrocedido en un 40% en promedio a nivel regional, aunque a ritmo diferente en cada país.

BOGOTÁ D.C.- Al cierre del Proyecto Monitoreo de Glaciares Tropicales Andinos en un contexto de Cambio Climático, ejecutado por Conservación Internacional Colombia y el Ministerio de Medio Ambiente y Agua de Bolivia, se documentó el proceso de retroceso glaciar inducido por el cambio climático, con el fin de facilitar la estimación de sus impactos, a niveles que permiten dimensionar inversiones en medidas de adaptación y mitigación.

Durante la ejecución del proyecto, las entidades técnicas beneficiarias, adquirieron equipos especializados e imágenes aéreas y satelitales, permitiendo afinar la calidad de la información científica generada y actualizar su inventario de áreas glaciares.

Esta iniciativa fue desarrollada mediante financiamiento no reembolsable del Banco Interamericano de Desarrollo – BID, por US$ 1.5 millones, con apoyo de entidades que lideraron los aspectos técnicos: Ministerio del Medio Ambiente y Agua-MMyA de Bolivia, Instituto de Hidrología, Meteorología y Estudios Ambientales de Colombia, IDEAM, Servicio Meteorológico e Hidrológico Nacional del Ecuador - INAMHI y Autoridad Nacional del Agua de Perú- ANA.

Por otra parte, según informó el IDEAM, en una cuenca de cada país beneficiario se realizó un estudio de caso para identificar percepciones, usos y usuarios del agua de origen glaciar, permitiendo visibilizar la importancia de las comunidades locales en la generación, difusión y aplicación de la información relacionada con el monitoreo de los glaciares tropicales andinos a escala local.

En Colombia, por ejemplo, habitantes de la alta montaña, montañistas y científicos han percibido, medido y registrado los cambios en el tiempo de los glaciares. En la Sierra Nevada de El Cocuy, por ejemplo, el retroceso de los glaciares se mide por el tiempo que hoy en día se gasta para llegar a la nieve en comparación con las excursiones de otrora. Para algunos campesinos, se relaciona con la cantidad de picos desnudos y “lajas” que se aprecian en la actualidad.

La incorporación de la dimensión social en el Proyecto y la revisión de algunos intentos previos no exitosos por consolidar redes de difusión de información relacionadas con el monitoreo glaciar, plantearon la necesidad de implementar estrategias de comunicación a escalas local y regional, enfocadas en establecer puentes entre las comunidades, autoridades locales y entidades técnica. Se pretende así que a través de la Plataforma Virtual Regional de Monitoreo de Glaciares Tropicales Andinos, alojada en la página web del IDEAM, la información se mantenga actualizada y disponible para los tomadores de decisiones comunidades científicas y público en general, a diferentes escalas geográficas. http://www.ideam.gov.co/web/ecosistemas/glaciares

Los búhos (megascops choliba) fueron rehabilitados y recuperados para su posterior liberación. Autoridades ambientales hacen un llamado a la comunidad para que denuncien la tenencia y comercio ilegal de fauna silvestre.

Con la negación de la licencia ambiental al proyecto hidroeléctrico de Cañafisto, en el occidente de Antioquia, se reguardó una gran extensión de Bosque Tropical Seco,el cual es considerado estratégico frente al cambio climático. Reportaje de Mongabay Latam.

Esta nueva especie, cuya larva no solo consume las hojas de los frailejones en el Parque Nacional Natural Chingaza, sino que afecta la capacidad de la planta de captar agua proveniente de las lluvias que alimentan la Represa que surte de agua potable a Bogotá

 

Bogotá D. C.- Seis nuevas especies de mariposas y un sapo que no había sido clasificado antes, son algunos de los hallazgos en cerca de 20 kilómetros recorridos entre el municipio de Acevedo (Huila) y Los Ángeles (Caquetá), donde los investigadores encontraron más de mil especímenes diferentes.

En un recorrido que partió desde los 2.000 metros sobre el nivel del mar y llegó a los 300, el grupo de investigadores de la Universidad Nacional de Colombia (U.N.) que hicieron parte del proyecto Bio de Colciencias, apoyado por el Instituto de Investigación Científica Sinchi, logró documentar más de 900 especies entre flora y fauna.

Los docentes Miguel Andrade, John Douglas Lynch y Julio Betancourt participaron en la expedición que tardó 10 días y que buscaba recolectar información de la biodiversidad de esta zona del país, recientemente evacuada por los ex guerrilleros de las Farc.

Con el apoyo de Marianne Espeland, curadora y directora de la sección de mariposas del Museo Koenig, de Bonn (Alemania), el profesor Andrade logró encontrar un total de 750 especies de mariposas en Caquetá.

Dentro de este hallazgo se incluye la Godillis Duidillia, especie que se tenía documentada solo en Ecuador y una variedad conocida como “Morfo” que se tiene registrada en el país, pero no en Caquetá.  

“Quedamos muy agradecidos con las personas que nos apoyaron como guías en el recorrido porque fueron muy receptivos, incluso ellos aprendieron a utilizar la red para cazar mariposas. Eran nuestros ayudantes, cocineros y conocedores de la zona”, afirmó el profesor Andrade.

Además, fue un espacio para compartir conocimientos. “Ellos no sabían mucho de mariposas, pero nos ayudaban, por ejemplo, a identificar de qué planta se estaban alimentando”, comentó el profesor Andrade.

Ahora viene el proceso de clasificación y determinar la taxonomía de las mariposas, así como el reconocimiento genético de todos los ejemplares, con la colaboración de los expertos de Alemania. 

Composición genética de las mariposas

La especialista en mariposas del museo Koenig Marianne Espeland aseguró que el proceso de organización genética de las mariposas tarda, en promedio, una semana.

“Para ello lo que hacemos es tomar una o dos piernas de la mariposa, las ponemos en un químico específico que revela el tejido donde se encuentra el adn para luego encontrar la secuencia genética de cada una de las especies encontradas”, explicó.

Además de la combinación genética, se hace análisis de la morfología de las mariposas para encontrar su parecido con especies específicas y así clasificarlas dentro de un grupo específico.  

Nuevas especies de serpientes

Como una salida de ‘pura excelencia’ clasificó el profesor Lynch la expedición a Caquetá, donde logró encontrar un total de 47 especies de serpientes de las que no se tenía registro en esta zona del país, aunque sí en Colomiba. “Es un área muy rica en fauna, porque los agricultores de la zona no han empezado a talar y por tanto las condiciones ecológicas son magnificas. Pensé que solo iba a encontrar entre tres y cuatro especies de serpientes y sorprendentemente hallé más de 40”, afirmó el profesor Lynch.

En total, se logró la captura de 310 animales entre los que se destacan 90 especies de ranas, 47 tipos de serpientes y 10 variedades de renacuajos, entre otros especímenes de la fauna natural, según informó la Agencia de Noticias de la U.N.

 

En San Juanito, Meta, en zona de inflluencia del Parque Nacional Natural Chingaza registran, por primera vez, la rana de niebla carranguera, especie declarada como vulnerable a la extinción y llamada así en homenaje al género colombiano de esta música.

Después de minucioso estudio de tipo bacteriano se concluyó que la mortandad de peces en el Lago El Cisne, en Barranquilla, obedeció a esta bacteria. Autoridades ambientales aseguraron que no hay contaminación del agua.