Esta especie endémica del altiplano cundiboyacense (Eremophilus mutisii) es protegida a través de un programa Nacional para su conservación, según anunció el Ministerio de Ambiente y Desarrollo Sostenible.

 

 

BOGOTÁ. D.C.- Con el propósito de generar estrategias de conservación, protección e investigación que permitan garantizar la supervivencia del pez capitán de la sabana, el ministerio de Ambiente y Desarrollo Sostenible en compañía de la universidad Manuela Beltrán y la Secretaría Distrital de Ambiente presentaron el Programa nacional para la conservación de esta especie endémica de Colombia.

El pez capitán de la sabana fue la primera especie de pez de agua dulce descrita científicamente para Colombia por el eminente naturalista alemán Alexander von Humboldt en el año de 1805, según el Instituto de Investigaciones Biológicas que lleva el nombre de este científico.

Según el Instituto Humboldt, la especie fue introducida -fuera de su distribución natural-, en el Lago de Tota y la Laguna de La Cocha como alimento para la trucha, donde se estableció exitosamente, aunque se cree que su introducción en el Lago de Tota ocasionó la extinción del pez graso (Rhizosomichthys totae) -especie endémica del lago-.

El programa de conservación del capitán, que se da en el marco de la Política Nacional Integral de la Biodiversidad y los Sistemas Ecosistémicos, permitirá consolidar acciones articuladas con las corporaciones y otras entidades ambientales para generar nuevos conocimientos que permitirán optar por medidas de trabajo que garanticen la conservación y uso sostenible de dicho espécimen.

Este es el primer plan de manejo a nivel nacional para este tipo de especies. Al respecto Cesar Rey, director de Bosques, biodiversidad y servicios ecosistémicos del Ministerio de Ambiente señaló que “este se convierte en un ejercicio piloto que agradecemos a la Universidad Manuela Beltrán, la Secretaría de Ambiente, Corpoboyacá y a cada uno de los investigadores que han estado pendientes del proceso y a las organizaciones que trabajan en función de los ecosistemas donde esta especie se encuentra”.

Por su parte, Jimmy García de la Secretaría Distrital de Ambiente, afirmó que “la Secretaría quiere concientizar a las personas de que esta es una forma de protección a la especie que hace parte de la biodiversidad de nuestro ecosistema y principalmente de nuestros humedales”.

Las principales amenazas que hacen vulnerable esta especie son, entre otras, el deterioro de su hábitat, debido a la disminución de las aguas y la baja calidad de estas por los altos niveles de contaminación y el mal uso del recurso hídrico e hidrológico.

Este programa permitirá identificar constantemente el ordenamiento territorial del estado en el que se encuentra su hábitat y consolida un ejercicio de investigación. “El proceso se ha convertido en una tarea de revisión, un check list que a la hora de hacer un plan de ordenamiento territorial, va a contribuir a los documentos y a la toma de las decisiones ambientales”, afirmó Rey.

En el taller presentaron las experiencias en el manejo de la especie, el desarrollo de estudios de investigación de los ecosistemas asociados y se generó la construcción de herramientas que contribuyan a la protección del pez capitán de la sabana.