Mediante una petición a través de las redes sociales, la fundación Bahareque busca la solidaridad nacional para resguardar esta zona, conocida en el país y en el exterior por la emblemática palma de cera (Fotos: PNN).

 

ARMENIA.- La siembra de extensos cultivos de aguacate hass para exportación en esta zona, considerada patrimonio ambiental del país por su paisaje pradera y región emblemática de la palma de cera, árbol nacional, tiene preocupada a la comunidad de Salento (Quindío)

La Fundación Bahareque de este municipio adelanta una serie de movilizaciones, con el fin de resguardar a este territorio, uno de los más visitados por ecoturistas y también uno de los más valiosos recursos de la región, toda vez que regula el agua para atender a más del 70% de la población del Quindío.

Una primera siembra de cerca de 100 hectáreas y cultivos menores en los alrededores del Valle y particularmente muy cerca al punto donde fue tomada la foto que le ha dado la vuelta al mundo, en la que sobresalen las praderas y la palma de cera, prendieron las alarmas.

Revista ECOGUIA contactó a María Eugenia Pineda, secretaria de la Fundación Bahereque, quien expresó la preocupación de toda la comunidad, debido a la fragilidad de este ecosistema al que consideran su mayor patrimonio natural.

Los cultivos de aguacate hass, además de alterar el paisaje, amenazan especies propias de la región, tanto vegetales como animales, y representan un alto riesgo para la salud, dada la alta cantidad de agrocquímicos que se utilizan –entre los que firgura el glifosato- aseguró la vocera de la Fundación Bahareque.

Según su testimonio, ya empezaron a sembrar en el punto más emblemático del Valle de Cocora, donde se han visto los huecos donde se pretenden plantar los nuevos árboles. Calculamos que son más de 20 hectáreas las que se sembrarían en este lugar, comentó María Eugenia.

La líder comunal informó que ya se ha realizado diversas movilizaciones, con el fin de ser escuchados por el Ministerio de Ambiente, por las autoridades ambientales regionales, por la gobernación del Quindío y por la Alcaldía de Salento. “En esta región el suelo es de alta fragilidad, por lo que ha sido declarada como Zona de Actuación Especial ZAE, subrayó.

Explicó además que en esta zona se determinaron otras figuras de protección como distrito especial de manejo de recursos naturales y porque además es área de amortiguación del parque Los Nevados.

Indicó que el interés de la Fundación Bahareque y de otras organizaciones sociales de Salento es dialogar con los cultivadores y plantearles alternativas productivas. "Llevamos cientos de años conviviendo con palma de cera, no nos consultaron sobre este tipo de proyectos y no los compartimos, advirtió la vocera ambiental, quien señaló que la preocupación ha sido ventilada en la Mesa Ciudadana que convoca la Personería con base en el esquema de ordenamiento territorial,

Según esta ONG, su preocupación es compartida por el Jardín Botánico del Quindío, el Instituto Humboldt y la Fundación Cosmos.

Al respecto, Néstor Ocampo, director de la fundación ecológica Cosmos dice que “empieza a morir el paisaje de Cocora y a nacer en su reemplazo el paisaje del aguacate hass”.

La Fundación Bahereque, a través de la red change.org, está promoviendo la firma masiva de una solicitud que pretende defender la palma de cera de los monocultivos.