Esqueletos de un oso perezoso, del loro andino, de la danta, del mono tití, del armadillo gigante, entre otros animales colombianos en peligro de extinción, fueron elaborados con restos de bosques talados y se exhiben en la exposición “Huesos Deforestados”, organizada por el Museo de Historia Natural de la Universidad Nacional y la agencia de publicidad francesa Havas.

BOGOTÁ D. C.- El problema ambiental de la deforestación, que está aumentando en el país, y especies animales colombianas en peligro  de extinción se vuelven obras de arte en la exposición Huesos deforestados, que está abierta en el Museo de Historia Natural de la Universidad Nacional.

El profesor Carlos Sarmiento, director de Museo de Historia Natural, explica que actualmente en el país queda menos del 10 % del bosque tropical, los páramos andinos están en el 50 %, los bosques de piedemonte también en cerca del 50 %, lo cual muestra que la velocidad con la que aumentado la deforestación en los últimos siete años ha sido impresionante.

Según informó la Agencia de Noticias de la U.N., en la exposición se aprecia el contraste de esta situación: en un costado se encuentra el ejemplar taxidérmico conservado por el Museo y, al otro, el esqueleto del mismo animal hecho con los chamizos, pedazos de troncos y cortezas que quedan luego de la tala de bosques. Según explica David Gaitán, ejecutivo de cuenta de Havas Colombia, muchos de los restos fueron traídos de zonas como Caquetá, Florencia y Cauca que han sido deforestadas y un grupo de artistas llamados Urania, se encargaron de darles forma para crear las esculturas.

“Nos enfocamos en mostrar solo el esqueleto del animal porque es algo mucho más crudo y busca concientizar sobre lo que está quedando de las especies por el deterioro de su hábitat”, agregó el ejecutivo Gaitán. Al lado de cada uno de los ejemplares, los visitantes de la exposición encuentran una ficha que incluye datos de los animales como la categoría de peligro en la que se encuentra, según la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza, la distribución, sus hábitos, su biología y algunas de las causas por las que se está afectando su supervivencia.

Por ejemplo, el mono tití cabecirojo del Caquetá que tiene una zona muy pequeña de distribución y se encuentra categorizado en Peligro Crítico, ya que en la región se tienen cultivos ilícitos que están siendo erradicados mediante aspersión aérea. También se puede observar el tucán pechiblanco, que aunque tiene una gran distribución y un nivel de amenaza bajo, su población ha disminuido y se está en el momento preciso para luchar por su conservación y evitar que aumente el riesgo.

Del jaguar ahora solo queda la mitad de su población y en el caso del hábitat del oso perezoso, este ha sido tan fragmentado que cada vez más se les dificulta luchar por su supervivencia. La exposición también busca llevar un fuerte mensaje de consumo responsable, por lo que en el recorrido se ven preguntas que hacen reflexionar a los visitantes sobre la importancia de no abusar de los recursos naturales y procurar una sostenibilidad ambiental.

Andrés Norato, director General Creativo de Havas, comentó que “Huesos Deforestados” pretende de forma educativa y retadora poner a la luz la problemática de la tala y de ser posible generar un cambio en millones de personas.

La exposición estará hasta el 10 de diciembre en el Museo de Historia Natural de la U.N. y también se puede adquirir mayor información y a través de la página http://huesosdeforestados.com/ en la que hay detalles de la situación actual de las especies y el proceso de creación de las estructuras.